31 octubre 2007

Seguimos con tema "redondo". Como ya han llegado los fríos, los guisos inundan los platos. Y que más apetecible, para un segundo plato o una cena, que unas riquísimas albóndigas de pollo. Son otro plato estrella de mi casa. La receta es de la suegra de mi suegra (abuela paterna de maridín, sevillana para más señas), de unas fichas que coleccionó en sus tiempos cocineriles, que heredó mi suegra y que a su vez tenía que haber heredado yo, pero un ansia limpiadora presente en los genes de toda esta familia dió al traste con la linea sucesoria. Suerte que pude salvar esta receta. La probé de recién casada y desde entonces forma parte de mi cocina habitual (bueno cuando tengo el humor y la paciencia de ponerme a deshuesar muslos de pollo y sacar la picadora y picar carne). Las albóndigas en si nos gustan mucho, y hago las normales de carne que están muy buenas, pero de esas cada casa tiene ya su receta, he probado varias y seguiré probando porque nos encantan. Pero todavía nos gustan más estás otras, la albóndiga en si es más suave de sabor, pero a la vez muy sabrosa por la salsa y por el queso....Espero que os gusten, con el truco de faraona para hacerlas con las hueveras, serán más rápidas y congelan muy bien, ya sabéis, hacer una buena tanda, y congelad (según Cristina Galiano, las albóndigas por un lado y la salsa por otro), así siempre tendréis un buen segundo a mano.... " No sustituyáis los muslos por pechugas, porque aunque así son más laboriosas, el muslo le dan mucha jugosidad y aunque con dos huevos os parezca que quedan muy húmedas, no caigáis en la tentación de echarle más pan rallado, mojando las manos en agua cada poco se moldean de maravilla y os aseguro que así quedan superjugosas...Eso sí, para otra vez voy a hacer el doble para ahorrar trabajo, que ya metidos en faena.

P.D. El truco de "Faraona" es usar una huevera de esas de plástico que se compran en los chinos, que tienen 6 huecos, se echa un poco de harina en cada hueco, se añade la misma cantidad de carne encima de la harina, cerramos la huevera y agitamos. Se hacen en un pis-pas

En fin que si os animáis, procurad comprar o hacer buen pan, porque si la albóndiga merece la pena, mojar en la salsita es una delicia...


ALBONDIGAS DE POLLO EN SALSA

2 MUSLOS; 1 PECHUGA; 2 CUCH. COLMADAS DE GROUYERE RALLADO (O EMMENTAL); 2 HUEVOS; 2 CUCH. COLMADAS DE PAN RALLADO; 1 DIENTE DE AJO; HARINA; 1/2 CEBOLLA GRANDE O 1 NORMALITA; 1 ZANAHORIA; WHISKY; 1/2 L. DE AGUA
Se pican los muslos sin piel y deshusados con la pechuga, a mi me lo ha hecho el carnicero un par de veces, pero la verdad es que alucinan un poco, así que me agencié una hermosa picadora que pusieron de oferta una vez en el Lidl y ahora pico yo en casita lo que buenamente me apetece.
Se mezcla el pollo picado con los huevos, el queso, el pan y el ajo muy picadito. Se salpimenta la mezcla y se amasa hasta que quede todo bien integrado. Se hacen las albondigas, mojarse las manos de vez en cuando para que no quede la masa pegada a las manos. Se envuelven en harina levemente y se fríen pero poco y a fuego medio, si se doran mucho se forma una costra que luego impide que guisen bien y estén jugosas. Se pasan a una cazuela. En la misma sarten se pocha la cebolla y la zanahoria picadas. Se añade 1 cuch. colmada de harina, se tuesta y se baña con un buen chorretón de whisky. Se deja reducir y se echan los dos vasos de agua. Se le da un hervor, se vierte la salsa encima de las albondigas y a cocer hasta que estén bien tiernas....





16 octubre 2007


Ha llegado el otoño y con él la vuelta a lo cotidiano. Ha sido una época de mucho cambio. En épocas así la rutina, lo cotidiano, se vuelve tu aliado y te da la serenidad que te roban las sorpresas de la vida. Quería retomar el blog con algo que me gustara realmente y que formara parte de mi "cocina habitual" y encontré la foto de estas albóndigas de pescado que puse hace mucho tiempo en mi querido "Cafetito". A nosotros nos resultan exquisitas, aunque el pescado nos gusta de casi toda forma y manera, sobre todo a mí, que no le tengo ningún miedo a las temibles espinas. Pero así, redondas, sin ninguna espina amenazante, son verdaderos bocaditos de placer. Es un plato muy indicado para los poco amigos del pescado. Las suelo hacer de merluza o de bacalao fresco, de las dos maneras están buenísimas, aunque de bacalao todavía son si cabe más exquisitas. Son sencillas de hacer, no llevan mucho tiempo y cunden bastante. Y como casi todos los guisos con el reposo todavía están mejores. Yo aprovecho y cuando compro la merluza entera, mando que me corten la parte central en rodajas y la cola y las rodajas mas pequeñas las aprovecho para estas albóndigas. Con cabeza, espina y pieles un buen caldito para congelar. Puedes solucionar varias comidas así.
Me alegra estar de nuevo aquí...
ALBONDIGAS DE PESCADO
INGREDIENTES: 1/2 Kg. abundante de merluza o bacalao fresco; 1 cebolla; 2 dientes de ajo; perejil; 1 huevo de los grandotes; perejil; un poco de miga de pan mojada en leche y muy bien escurrido (no siempre tengo pan, asì que uso pan de molde); harina; aceite; vino blanco, sal y pimienta blanca, caldo de pescado.
PREPARACIÓN: Pochamos la mitad de la cebolla y 1 diente de ajo (yo la pico muy fina, casi deshecha en la th) en un fondo de aceite en la sarten, que se ablande sin ponerse dorada. Mientras desmenuzamos la merluza, que no tenga ni piel ni espinas (en crudo). Mezclamos en un bol la merluza, la cebolla y el ajo pochado, el perejil picado, el huevo, la miga de pan, sal y pimienta al gusto (de pimienta echo poquito). Cogemos porciones y formamos las albondigas bien apretaditas. Enharinamos y freimos en aceite, que no se pongan oscuras, solo que se doren un poco. Sacamos a un plato y reservamos. En el mismo aceite freìmos el resto de la cebolla picada y el otro diente de ajo, echamos una cucharada de aceite y rehogamos, luego añadimos vino blanco y caldo de pescado, de vino blanco como un vasito y de caldo el suficiente para que las albòndigas tengan bastante salsa, dejamos dar un hervor, añadimos las albondigas y damos un hervor todo junto. Se cuecen poco eh? que sino el pescado queda seco y astillado...
Contribución al HEMC 16