24 diciembre 2007





Todo llega y todo pasa. Se van sucediendo los días y los meses y va llegando una fecha y otra...y este año vamos saltándonos fechas como si fueran obstáculos de una carrera a sortear. Ha sido un año difícil pero como todo llega y todo pasa, me quedo con lo estupendo y hago fuego con lo malo, lo quemo y soplo para que se esparzan las cenizas. Celebrando ayer los 45 años que mis padres han conseguido permanecer juntos y que allí estábamos los resultados de esa unión....volví a vivir escenas familiares, una vigilaba el cochinillo no fuera a ser que se secara, otra preparaba la salsa rosa, yo luchaba por que me dejaran un hueco en la nevera para las tartaletas y la más mayor en su afán de limpieza iba sorteándonos a todas con sendos trapos en los pies....Eché de menos la música, quizá este año tenía que ser así. Se nos ha juntado todo, la comida de empresa, una asamblea, los amigos que vienen a pasar estos días, así que no ha podido ser con calma. Cuando me levanté por la mañana y comencé a hacer la pasta sablé oí un pitido imaginario que daba el punto de partida, todo el resto fué una sucesión de movimientos frenéticos. No se cuantas veces lavé la thermomix, pero fueron muchas....El resultado a decir de los alrededores mereció la pena....yo también lo creo, gustó de presencia y de sabor. Yo como siempre disfruté más de lo salado, aunque me tomé mi ración de dulce por supuesto. Volvieron a abrir regalos como si fueran niños pequeños. Mi padre ya tiene un nuevo juguete con el que entretenerse...mi madre ropa bonita que le gustará llevar. Que bueno que hayamos podido compartir algo así un año más....

MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO CON SIROPE DE FRESA Y GARRAPIÑADOS Y TARTALETAS DE NARANJA


Para la mousse: 300 gr. de chocolate blanco, 6 huevos, 500 gr. de nata, frutos secos garrapiñados y variados, conguitos blancos, 1 hoja de cola de pescado (gelatina) en remojo, jarabe de fresa.


Desclaramos los huevos, reservando las yemas y los montamos a punto de nieve (yo lo hice en la thermomix, al reposar hay clara que se licua otra vez, la volví a batir justo antes de incorporarlas) Montamos la nata y la reservamos. Escurrimos la hoja de cola de pescado y la deshacemos en 2 cucharadas de nata hirviendo. Derretimos el chocolate al baño maría o al microondas, dejamos enfríar revolviendo de vez en cuando y añadimos la yema y la nata en la que hemos deshecho la gelatina. Añadimos al chocolate y la yema la nata montada mezclando con suavidad. Por último incorporamos las claras montadas mezclando de arriba abajo y sin batir.

Troceamos los frutos secos garrapiñados en la thermomix con varios golpes de turbo, dejándolos al gusto de picados y ponemos una capa gruesa en el fondo de los vasos, encima de esto echamos un buen chorro de jarabe de fresa. Vertemos la mousse y dejamos que coja cuerpo unos minutos. Añadimos jarabe de fresa en círculos por encima y decoramos con unos conguitos blancos. Reservamos en la nevera, si puede ser unas 4 horas antes de servir.


TARTALETAS DE NARANJA


Naranja confitada cortada en laminas finas del tamaño de las tartaletas, gelatina de manzana para dar brillo (si no hay vale mermelada de melocotón o albaricoque)


PASTA SABLÉ: 250 gr. de harina, 2 huevos, 100 gr. de mantequilla, ralladura de naranja (en este caso, sino de limón), un pellízco de sal.


Esta receta es de mi madre, yo la hago en la thermomix, unos segundos a vel. 6, pero ella lleva más de 40 años haciéndola a mano maravillosamente así que ya sabéis, volcán de harina, abrimos un huecos, echamos allí el resto de los ingredientes (la mantequilla en trocitos) y vamos amasando con la punta de los dedos y mezclando rapidamente la harina de los bordes hasta formar una masa que envolveremos en papel film y meteremos en la nevera a reposar unos 30 mts.


CREMA DE NARANJA: 300 gr. de leche, 200 gr. de zumo de naranja recién exprimido, ralladura de una naranja, 125 gr. de azúcar, 5 yemas de huevo (las que sobraron de la mousse), 60 gr. de maizena (si no hay harina, pero mejor maizena). 30 gr. de mantequilla


Con thermomix, todos los ingredientes en el vaso (excepto la mantequilla) unos 8 ó 9 mts. a vel 3 con la mariposa puesta y 100º. Al finalizar añadimos la mantequilla y batimos unos segundos ya sin calor.


A mano, hervimos los líquidos con la ralladura de naranja. Mezclamos el azúcar, las yemas y la maizena hasta que veamos que está todo bien mezclado, añadimos un poco de leche y revolvemos bien para que no quede ningún grumo y esta papilla que nos queda la incorporamos al cazo donde tenemos el resto de la leche y zumo y volvemos al fuego, removiendo constantemente hasta que empiece a cocer y a espesar. Separamos del fuego y añadimos la mantequilla.

Estiramos la sablé encima de una lámina de silicona, aún así habrá que espolvorear harina por encima y por debajo de la masa porque es muy delicada de extender. Vamos recortando redondeles con un molde o una tacita según el tamaño de las tartaletas. Ajustamos los redondeles al molde y o bien pinchamos todos los bordes y el fondo o ponemos encima del molde otro idéntico que impida que nos suba la masa (ver foto abajo). Horneamos 10 mts. así y luego destapamos 5 mts. para que doren las tartaletas. Desmoldamos nada más sacar con cuidado de no quemarnos y dejamos enfriar. Rellenamos con la crema pastelera una vez fría, ponemos encima un trozo de naranja confitada y pintamos con brillo. (yo lo hice con la mermelada de melocotón, cogí un par de cucharadas llenas hasta arriba y las puse en un tazón, añadí un poco de agua, mezclé bien y metí al microondas a calentar por 1 mt. saqué batí con la batidora y con eso pinté las tartaletas). Sólo una capita fina para dar brillo. Reservamos en nevera. Están más ricas reposadas con lo que ambos postres se pueden hacer el día antes perfectamente.












15 diciembre 2007





Tengo un par de libros estupendos sobre cocina de guisanderas, cocina de mi tierra, además de un libro enorme una "Enclopedia Gastronomica asturiana". Todos tratan de cocina casera, tradicional, arraigada en la costumbre, por lo menos de antaño, de la que se hacía en las casas a diario y los domingos... Me gusta ver de vez en cuando platos de "alta cocina" como me gusta ver modelos de "alta costura", pero luego para diario me siento cómoda con unos pantalones ponibles. Con la cocina me pasa lo mismo, cuando pensamos en ir a comer por ahí, mi paladar prefiere sin dudarlo unos buenos tortos de maíz con picadillo y una tarta de queso o ablanes...
A veces me llevo esos libros, por la noche, a la cama y los ojéo con un placer indescriptible... Las fotos, los platos, pequeñas reseñas de la autora de la receta o de donde la consiguió o porqué ese plato lleva carta de asturianía...
De ahí saqué la receta de esta tarta. La llevé de postre a la misma reunión familiar de la entrada anterior del blog, la del pastel de cabracho. Fué un camino accidentado. Por pura coquetería de menaje, pretendí llevarla en un plato determinado que no permitía cerrar bien el portatartas. Ocurrió lo que tenía que pasar, se me calló en el pasillo, portatartas y tarta, gracias a dios todo boca arriba, pero la tarta ya sufrió un menguado de hojaldre en un costado por el impacto y se me rompió un trocito de la campana del portatartas. Se me volvió a caer en el coche, se me quedaron plato monísimo y tarta en perpendicular encima de los pies. Gracias a dios es una tarta compacta y no se movió...jajajaja. Menos mal que nos dió por reír, no podíamos parar de reír...maridín decía que no estaba de ser que esa tarta llegara a buen puerto...pero llegó, vaya si llegó, no con el magnífico aspecto que debería, pero una vez porcioneada y con su magnífico y jugoso sabor en la boca, quien se acordaba de los avatares de la tarta?


TARTA DE ABLANES (Tarta de avellanas)
Ingredientes (Para 4 personas)
Hojaldre o pasta quebrada; 3 huevos; 150 gr. de azúcar; 20 gr. de maizena; 250 gr. de avellana molida; 100 gr. de nata montada; 1/2 copa de anís dulce; mermelada o gelatina de manzana (al gusto)
Forramos el molde con hojaldre o pasta quebrada, pinchamos el fondo y las paredes con un tenedor (a mi las de frutos secos me gustan con hojaldre). Mezclamos la avellana molida, los huevos, la nata montada, el azúcar y la Mizena. Vertemos este relleno en el molde, adornamos con alguna mitad de avellana y cocemos a 180º una media hora. Una vez cocida, dejamos enfriar y damos brillo con jalea (mermelada o gelatina de manzana).
Yo hice una glasa con azúcar glas y licor de avellanas y con esto bañé la tarta. En vez de anis dulce, aunque me encanta y pega muchísimo con les ablanes, usé licor de avellanas que era lo que tenía a mano.
Para el HMC 17

09 diciembre 2007




Me gusta mucho la fotografía. No soy aficionada en plan artístico, de hecho no paso de hacer las fotos en modo automático. Mi aficción es más bien la de capturar momentos. Supongo que formará parte de ese punto nostálgico de mi forma de ser. Cuando compramos la cámara digital (sueño cumplido, todas las fotos que quisieras sin problema de carrete y con posibilidad de eliminación instantánea) me la llevaba conmigo a todos los sitios. Pasé unos meses con un ansia devoradora, lo mismo fotografiaba instantes que paisajes (me chifla fotografiar naturaleza), que por supuesto comida....Esto último como en la mayoría de ocasiones era en la intimidad de mi hogar y resultaba bastante normal, por lo menos para mi mitad y para mí. Aunque alguna vez teniendo invitados tuve que hacerlo delante de gente, y rápidamente daba explicaciones de mis participaciones en foros y blogs so pena de resultar una pedante chiflada que fotografía su propia comida....Estas fotos en concreto fueron de una reunión familiar al aire libre. Hacíamos parrilla variada de carne. Una llevaba las ensaladas, yo quedé en llevar un entrante y uno de los postres. Por supuesto saqué muchas fotos de momentos familiares, como una preciosa que tengo de mi madre y mi hermana jugando a las palmas. Hay otra del momento "siesta" y es divertido ver las distintas posturas que asumimos todos al dormir confiadamente....Y por supuestísimo, había fotos de mi "Pastel de cabracho" y la "Tarta de ablanes" que llevaba ese día. El caso es que yo, desmemoriada por naturaleza tengo una memoria de elefante para mis "fotohijos" y era plenamente consciente de que me faltaban las de este día. El jueves fiesta nos fuimos a hacer una caminata por los alrededores de Gijón, quería llevar la cámara, porque fotografiar el otoño en Asturias es un deleite indescriptible. Hize fotos con la cámara de mi hermana, y cuando fuí a cojer la mía me di cuenta de que me había dejado la tarjeta de memoria en el lector...me iba a empezar a dar de tortas cuando maridín, salvador épico donde los haya, me dijo que el llevaba una en la cartera...la pusimos y ohhhhhhhh milagro...ahí estaban las fotos perdidas. En fin, me prestó mucho por los momentos familiares y por las fotos paisajísticas, pero quien comparte aficción cocineril-bloggil, sabe que cuando más me deleité fué cuando encontré las de la comida...
P.D. (Tanto el pastel de cabracho como la tarta de ablanes estaban para tirar voladores aunque nos conformamos comiendolo todo con un evidente gesto de satisfacción....)

PASTEL DE CABRACHO DE ARZAK


1/2 kg de krabarroka (cabracho) limpia, desescamada, y sin cabeza
1/4 kg de salsa de tomate
1/4 l. de nata líquida
8 huevos
Sal
Pimienta blanca recien molida


Se cuece el pescado después de limpio, en un puchero con agua y un punto de sal, lo necesario para que podamos desespinarlo y desmenuzarlo. Una vez hecho esto, lo dejaremos en un recipiente, reservándolo. Batimos bien los huevos hasta que monten un poco, le añadimos el cuarto de litro de salsa de tomate, el cuarto de litro de nata y el pescado desmenuzado. Lo mezclamos bien y comprobamos el sazonamiento. Vertemos en un molde grande tipo "cake" (rectangular) el preparado anterior y lo metemos en el horno a 225º durante una hora y cuarto al baño maría. Lo sacamos y lo dejamos enfriar.Una vez desmoldeado, se trocea en ocho partes iguales y se sirve con mahonesa o salsa rosa.

El molde si no es de silicona, lo untamos levemente de mantequilla y espolvoreamos de pan rallado. Yo en vez de hornearlo una hora y 15, le quito esos últimos minutos y lo dejo templar dentro del horno.






19 noviembre 2007


Cuando volví a hacer esta receta, me di cuenta de que la había puesto en el foro, pero no en el blog...craso error. Pero siempre hay tiempo para enmendarse. Siempre había sido consciente de las inclinaciones de Iván hacia el sabor del limón en los platos, tanto dulces como salados. Eso me ha hecho usarlo con frecuencia. Aunque lo he probado en platos salados, de los cuales tengo pendientes el pollo al limón típico de los restaurantes pseudochinos que inundan la ciudad y a los que somos aficionados, realmente donde más lo he probado es en cosas dulces... Como lo más socorrido para desyuno y merienda son los bizcochos, es en esa asignatura dentro de la materia donde más variantes he probado. Muchos me han gustado y muchos no me han dado más...Este fué uno de los que nos gustó mucho. Es suave y delicado pero con un sabor evidente a limón. El bizcoho sube en altura y tiene ligereza, cosa que le encanta a maridín...yo soy más de texturas consistentes. El brillo espejo de la glasa y el sabor dulzón que contrasta con la acidez del limón me parece de lo más logrado. Se puede usar mantequilla como indica la receta original o sustituir por otras materias grasas (yo lo hice porque aunque suelo tener siempre mantequilla, esta vez fuí a echar mano y no había). En fin, que Iván lo recomienda con pasión y yo también, pero más moderada.
Con respecto a las inclinaciones a los sabores, ayer fuí la única de todos que pedí algo caliente (está friísimo estos días) un té a la americana con canela, que me encanta. Los demás pidieron zumos multifrutas (bisolanes para ser más exactos que por esta zona tienen un éxito arrollador), el de Iván era de limón. Estábamos jugando y de repente le miré y le vi hacer unas muecas tan extrañas...más o menos las que hago yo cada vez que pruebo o siquiera imagino algo agrio...Nos entró la risa viendo los aspavientos, se había comido la rodaja de limón!! Le resultó fuerte pero era evidente que sonreía, yo hubiera muerto en el intento...jajajajaja. En fin, que seguiré probando cosas al limón por eso de agradar a alguien que te agrada tanto, y me seguirá gustando el sabor en la cocina, pero nunca, nunca como para comermelo directamente....


BIZCOCHO SUAVE DE LIMÓN GLASEADO
225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente (se me acabó la mantequilla, así que añadí 100 gr. de aceite y 125 gr. de nata líquida); 200 gr. de azúcar; 1 sobre de azúcar vainillado; 4 huevos; ralladura de 2 limones; 75 gr. de zumo de limón; 1 sobre levadura; 280 gr. harina; q pizca de sal. GLASEADO: 100 gr. azucar glas; 2 ó 3 cuch. de zumo de limón
Batimos los huevos con el azúcar en la thermomix 3 mtx. a 40º, vel. 4. Añadimos la mantequilla reblandecida (o la nata y el aceite), el azúcar vainillado, la ralladura de limón y el zumo y batimos de nuevo a vel. 4 sobre 1 mt. Añadimos por último el sobre de levadura, la harina y la pizca de sal y mezclamos 6 seg. a vel. 3 y 1/2 y terminamos de mezclar con la espátula. Vertemos en el molde (yo uso de silicona, sino ya sabéis, enmantequillar y enharinar). En 25 mts. está hecho, dejo reposar un poco en el horno con la puerta entreabierta, saco, desmoldo encima de rejilla y le echo el glaseado que habremos hecho mezclando el zumo de limón con el azúcar glas hasta que tengamos una mezcla fluída pero consistente. Si os apetece podéis rallar cáscara de limón encima del glaseado antes de que se seque, queda precioso y le da mucho sabor.



10 noviembre 2007


La fuerza del color. Me maravilla el color de esta crema, un naranja claro pero intenso procedente de una hortaliza tan otoñal como la calabaza, nuestra sempiterna zanahoria y la vitamínica naranja. Claro...tanto color naranja en la materia prima no iba a producir una crema verde...es evidente. Lo maravilloso es que no solo es preciosa de color y textura (esto último se lo debemos a la thermomix), sino que está riquísima, tiene un sabor dulzón paliado un poco por la sazón de pimienta y sal y ayudado por el aroma del eneldo. En fin que yo no soy especialmente "cremera y sopera" pero tanto esta crema como la de calabacín me gustan mucho, porque son sabrosas pero suaves, son sanas, ligeras (y eso tengo que aprovecharlo porque no suele ser la comida que más me gusta) y además quedan guapas para las fotos...que más puedo pedir. Señor, señor, tal y como lo describo parece que las estoy preparando para inscribirlas en algún reality para supermodelos de cremas de verduras. En fin que como el otoño parece que ha entrado no solo en nuestro hemisferio, sino en nuestra casa y lo que es peor en nuestra salud...tendré que tirar mucho de recetas que me proporcionen vitaminas y minerales sino me parece que maridín y yo vamos a tener que acabar comunicándonos en lenguaje de señas...

CREMA DE CALABAZA

Un buen trozo de calabaza, sobre medio kilo; 1 puerro, 3 zanahorias, el zumo de 2 naranjas grandes, sal, pimienta. Aceite de oliva extra de primera presión en frío.

Partimos el puerro en rodajas. Troceamos la calabaza (sin cáscara ni pepitas). Raspamos las zanahorias y las partimos en rodajas gruesas. Echamos todo en la thermomix, si vemos que llena mucho el vaso, usamos la vel. 3 y 1/2 para partir un poco más los ingredientes y que bajen de volumen. Añadimos agua hasta la mitad del vaso o un poco más (si nos pasamos nos va a quedar muy líquida, vale más añadir si vemos que necesita, porque las verduras bajarán mucho de volumen al cocer). Sazonamos con sal y pimienta y dejamos cocer unos 25 mts. a vel. 1 y 100º de temperatura. Cuando termine de cocer, añadimos un chorro de aceite en crudo y batimos todo a vel. 3-7-9 progresivamente durante un minuto o hasta que veamos que está totalmente triturado y ha quedado con aspecto atercipelado. Dejamos que atempere un poco y añadimos el zumo de naranja, volvemos a batir para que se integre. Servimos rapidamente espolvoreando con eneldo. Le podéis poner unos curruscos de pan fritos como hizo mi madre toda la vida.







31 octubre 2007

Seguimos con tema "redondo". Como ya han llegado los fríos, los guisos inundan los platos. Y que más apetecible, para un segundo plato o una cena, que unas riquísimas albóndigas de pollo. Son otro plato estrella de mi casa. La receta es de la suegra de mi suegra (abuela paterna de maridín, sevillana para más señas), de unas fichas que coleccionó en sus tiempos cocineriles, que heredó mi suegra y que a su vez tenía que haber heredado yo, pero un ansia limpiadora presente en los genes de toda esta familia dió al traste con la linea sucesoria. Suerte que pude salvar esta receta. La probé de recién casada y desde entonces forma parte de mi cocina habitual (bueno cuando tengo el humor y la paciencia de ponerme a deshuesar muslos de pollo y sacar la picadora y picar carne). Las albóndigas en si nos gustan mucho, y hago las normales de carne que están muy buenas, pero de esas cada casa tiene ya su receta, he probado varias y seguiré probando porque nos encantan. Pero todavía nos gustan más estás otras, la albóndiga en si es más suave de sabor, pero a la vez muy sabrosa por la salsa y por el queso....Espero que os gusten, con el truco de faraona para hacerlas con las hueveras, serán más rápidas y congelan muy bien, ya sabéis, hacer una buena tanda, y congelad (según Cristina Galiano, las albóndigas por un lado y la salsa por otro), así siempre tendréis un buen segundo a mano.... " No sustituyáis los muslos por pechugas, porque aunque así son más laboriosas, el muslo le dan mucha jugosidad y aunque con dos huevos os parezca que quedan muy húmedas, no caigáis en la tentación de echarle más pan rallado, mojando las manos en agua cada poco se moldean de maravilla y os aseguro que así quedan superjugosas...Eso sí, para otra vez voy a hacer el doble para ahorrar trabajo, que ya metidos en faena.

P.D. El truco de "Faraona" es usar una huevera de esas de plástico que se compran en los chinos, que tienen 6 huecos, se echa un poco de harina en cada hueco, se añade la misma cantidad de carne encima de la harina, cerramos la huevera y agitamos. Se hacen en un pis-pas

En fin que si os animáis, procurad comprar o hacer buen pan, porque si la albóndiga merece la pena, mojar en la salsita es una delicia...


ALBONDIGAS DE POLLO EN SALSA

2 MUSLOS; 1 PECHUGA; 2 CUCH. COLMADAS DE GROUYERE RALLADO (O EMMENTAL); 2 HUEVOS; 2 CUCH. COLMADAS DE PAN RALLADO; 1 DIENTE DE AJO; HARINA; 1/2 CEBOLLA GRANDE O 1 NORMALITA; 1 ZANAHORIA; WHISKY; 1/2 L. DE AGUA
Se pican los muslos sin piel y deshusados con la pechuga, a mi me lo ha hecho el carnicero un par de veces, pero la verdad es que alucinan un poco, así que me agencié una hermosa picadora que pusieron de oferta una vez en el Lidl y ahora pico yo en casita lo que buenamente me apetece.
Se mezcla el pollo picado con los huevos, el queso, el pan y el ajo muy picadito. Se salpimenta la mezcla y se amasa hasta que quede todo bien integrado. Se hacen las albondigas, mojarse las manos de vez en cuando para que no quede la masa pegada a las manos. Se envuelven en harina levemente y se fríen pero poco y a fuego medio, si se doran mucho se forma una costra que luego impide que guisen bien y estén jugosas. Se pasan a una cazuela. En la misma sarten se pocha la cebolla y la zanahoria picadas. Se añade 1 cuch. colmada de harina, se tuesta y se baña con un buen chorretón de whisky. Se deja reducir y se echan los dos vasos de agua. Se le da un hervor, se vierte la salsa encima de las albondigas y a cocer hasta que estén bien tiernas....





16 octubre 2007


Ha llegado el otoño y con él la vuelta a lo cotidiano. Ha sido una época de mucho cambio. En épocas así la rutina, lo cotidiano, se vuelve tu aliado y te da la serenidad que te roban las sorpresas de la vida. Quería retomar el blog con algo que me gustara realmente y que formara parte de mi "cocina habitual" y encontré la foto de estas albóndigas de pescado que puse hace mucho tiempo en mi querido "Cafetito". A nosotros nos resultan exquisitas, aunque el pescado nos gusta de casi toda forma y manera, sobre todo a mí, que no le tengo ningún miedo a las temibles espinas. Pero así, redondas, sin ninguna espina amenazante, son verdaderos bocaditos de placer. Es un plato muy indicado para los poco amigos del pescado. Las suelo hacer de merluza o de bacalao fresco, de las dos maneras están buenísimas, aunque de bacalao todavía son si cabe más exquisitas. Son sencillas de hacer, no llevan mucho tiempo y cunden bastante. Y como casi todos los guisos con el reposo todavía están mejores. Yo aprovecho y cuando compro la merluza entera, mando que me corten la parte central en rodajas y la cola y las rodajas mas pequeñas las aprovecho para estas albóndigas. Con cabeza, espina y pieles un buen caldito para congelar. Puedes solucionar varias comidas así.
Me alegra estar de nuevo aquí...
ALBONDIGAS DE PESCADO
INGREDIENTES: 1/2 Kg. abundante de merluza o bacalao fresco; 1 cebolla; 2 dientes de ajo; perejil; 1 huevo de los grandotes; perejil; un poco de miga de pan mojada en leche y muy bien escurrido (no siempre tengo pan, asì que uso pan de molde); harina; aceite; vino blanco, sal y pimienta blanca, caldo de pescado.
PREPARACIÓN: Pochamos la mitad de la cebolla y 1 diente de ajo (yo la pico muy fina, casi deshecha en la th) en un fondo de aceite en la sarten, que se ablande sin ponerse dorada. Mientras desmenuzamos la merluza, que no tenga ni piel ni espinas (en crudo). Mezclamos en un bol la merluza, la cebolla y el ajo pochado, el perejil picado, el huevo, la miga de pan, sal y pimienta al gusto (de pimienta echo poquito). Cogemos porciones y formamos las albondigas bien apretaditas. Enharinamos y freimos en aceite, que no se pongan oscuras, solo que se doren un poco. Sacamos a un plato y reservamos. En el mismo aceite freìmos el resto de la cebolla picada y el otro diente de ajo, echamos una cucharada de aceite y rehogamos, luego añadimos vino blanco y caldo de pescado, de vino blanco como un vasito y de caldo el suficiente para que las albòndigas tengan bastante salsa, dejamos dar un hervor, añadimos las albondigas y damos un hervor todo junto. Se cuecen poco eh? que sino el pescado queda seco y astillado...
Contribución al HEMC 16

19 julio 2007


Estaba terminando de ver una peli que ya me enganchó la primera vez que la vi. Le sentí abrir la puerta, eran ya las nueve y pico de la noche. Estaba tan metida en la película que apenas le atendí, sólo una sonrisa rápida. Fué entrando toda la parafernalia a casa, la bolsa con el traje, el bañador, las chanclas, los pesos, directo al baño...al ritual de siempre, aclarar bien y dejar escurriendo para que pueda secar para la siguiente vez. Oí retazos de lo que me decía...-ya verás, vas a alucinar...pesan...los he tenido que meter en la mochila-. Esa frase captó mi atención, pero la película estaba acabando, le dije que faltaba poco y que en cuanto acabase iba a cotorrear con él que tal la tarde pesca. Cuando la prota de la peli ya había puesto toda su vida en su sitio y empezaron a salir los créditos, apagué la tele y fuí a la cocina a ver que era lo que había en la mochila....Desde luego aluciné. Eran 6 pescados como el que ocupa la sartén en la foto, pero con las aletas y colas correspondientes...La parte práctica de mi mente pensó en meter rápidamente esa mochila en la lavadora a ver si conseguíamos quitar el olor...pero tiene razón Hortensia, el pescado fresco apenas tiene olor. Iván estaba como niño con zapatos nuevos, se había repartido el botín con su cuñado. No sabíamos que pez era, pero esa misma noche y ojeando el libro que tiene de buceo lo averigüamos: pez ballesta. Era la primera vez que oía hablar de él y desde luego no lo he visto nunca en las pescaderías. Esa noche evisceré y limpié tres y el menda hizo lo mismo con los otros tres. Dos están en el congelador, tres los repartimos al día siguiente entre padres, suegros y la hermana que me tocaba. Anoche me tocó cocinar el que dejé fresco. Que ilusión nos hizo comerlo. Tenía razón mi hermana Noemí, sabe a pollo, bueno no el sabor, la textura...Estaba riquísimo, es muy sano y me ayuda a equilibrar la economía familiar...que más se puede pedir....
PEZ BALLESTA CON FRITADA DE HORTALIZAS
1 pez eviscerado y limpio. 1 pimiento rojo grande, 1 cebolla grande, 2 dientes de ajo, aceite, sal, pimienta, vino blanco.
Salamos el pescado por dentro y por fuera. Fondo ligero de aceite en la sartén. Lo ponemos a fuego vivo y el pescado vuelta y vuelta, sólo que coja color. Bajamos el fuego y lo sacamos y pochamos lo primero los ajos picados, en cuanto echamos los ajos y damos una vuelta (cuidado que no se nos quemen, si está muy caliente separamos la sartén del fuego), añadimos la cebolla cortada, salamos y dejamos pochar un poco, añadimos el pimiento y lo mismo. Echamos pimienta
separamos las verduras a los lados y colocamos de nuevo el pescado. Subimos de nuevo el fuego y añadimos un buen chorro de vino blanco (yo usé jeréz, era lo que tenía a mano). Tapamos y dejamos cocinar según el tamaño del pescado. Yo lo dejé unos 12 mts. Al plato y a disfrutar.

10 julio 2007



Merecería la pena pasarse largas y laboriosas horas en la cocina por oír una sola de las maravillosas exclamaciones que salieron de su boca mientras se deleitaba con la porción que se había servido en el plato. Hubiera merecido la pena aunque no hubiera dicho nada, sólo con ver su mirada de felicidad y placer mientras volvía a morder otro trozo jugoso y húmedo. La sonrisa se escapaba de su boca, surcaba los pómulos y llegaba a sus ojos. Todo él sonreía y agradecía mientras me miraba entusiasmado, deleitado, casi complice, como si sólo él y yo conocieramos el secreto de un momento tan felíz....El mérito no era mío, era de una sabia combinación de chocolate, huevos, azúcar y un poco de harina. Mandé cambiar la inscripción, no es "la mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo", es "la mano que remueve con la cuchara es la mano que domina el mundo"....Pues bien, sólo los que comparten la pasión por la cocina saben la inmensa felicidad que un momento así puede reportar. Mis gracias a Hershey's por su maravillosa receta de brownies, que formó y formará parte de mi cocina para siempre....


LOS MEJORES BROWNIES DE HERSHEY'S (Y de Elbe...)


200 gr. de chocolate de cobertura; 225 gr. de mantequilla; 300 gr. de azúcar; 4 huevos; 1/2 cdta. de levadura; 1 pizca de sal; 120 gr. de harina. (Opcional, nueces o avellanas partidas en trozos o mitades)
Batimos en la thermomix los huevos y el azúcar, 5 mts. a 40º, vel. 4. Cuando falten 2 mts. añadimos la mantequilla partida en trozos. Al finalizar añadimos el chocolate cortado en porciones y batimos un poco a vel. 4-5 hasta que se deshaga completamente y quede una crema uniforme y brillante. Añadimos la pizca de sal, la harina y la levadura y batimos 6 seg. a vel. 3 y 1/2. Vertemos en una fuente o molde rectángular (si no es de silicona, enmantequillado y enharinado que lleva mucho azúcar y se pega muchísimo) y horneamos 30 mts. a 180º. Dejamos reposar 5 mts. con el horno apagado. Desmoldamos sobre una rejilla. Queda muy poco hecho por el centro pero a medida que van pasando las horas va tomando consistencia. A nosotros nos gusta más a temperatura ambiente y reposado. (También he probado alguna vez a echarle licor de nueces o de avellanas, sólo un tapón...con todas las variantes es exquisito).

04 julio 2007


Cuando hice el postre para el aniversario de mis suegros me sobró bastante champán. Como no somos nada aficionados, casi siempre que abro una botella (a no ser que sea Caney o Lambrusco...o algún vino de aguja aguja dulce...ya se que los aficionados al vino me lanzarían tomates), es para cocinar. Quería hacer una salsa fina pero con cuerpo, no el típico pollo guisado en el qué sustituimos el líquido que solemos usar (en mi caso vino blanco, sidra, cerveza, amontillado...etc..), sino una salsa en que fuera todo triturado y un conjunto. Tenía que prescindir del pimiento que aporta mucho sabor, así que sólo un diente pequeño de ajo, cebolla en abundancia y puerro. Hubiera sido ideal confitarlo en mantequilla, pero acabó ganando la mano el aceite de oliva. Eché líquido en cantidad para que luego la consistencia de la salsa no fuera un puré. Nos gustó mucho. Como todos los guisos gana con el reposo, así que esta es la receta perfecta para cocinar y congelar, aunque se mantiene unos días en la nevera bien cerrado en un tuper.
POLLO A LA CREMA DE CHAMPÁN
4 muslos o traseros de pollo, 1 diente de ajo, 2 cebollas grandes, 1 puerro grande, aceite de oliva, sal y pimienta, champán, un poco de cúrcuma para dar color, eneldo.
En un fondo de aceite doramos los muslos de pollo hasta que cojan un buen color por todos los lados. Retiramos el pollo y bajamos el fuego. Añadimos el ajo picado, las cebollas y el puerro en rodajas finas y salpimentamos. Dejamos pochar a fuego lento dando vueltas de vez en cuando con el palo de madera. Cuando esté bien pochada añadimos un poco de cúrcuma, revolvemos y haciéndo hueco volvemos a meter el pollo. Subimos el fuego al máximo y añadimos como 2 vasos de champán, dejamos evaporar el alcohol unos minutos y tapamos bajando a fuego medio-bajo para terminar la cocción, rectificando de sal si es necesario. Cuando estén tiernos, retiramos del fuego, reservamos el pollo y trituramos la salsa en la thermomix o con la batidora que tengamos. Servimos el pollo en el plato cubierto con la salsa y espolvoreado con eneldo.

15 junio 2007


El lunes los cuñis se fueron de pesca, nosotras esperábamos en la orilla, ocupadas también pero en cosas mucho menos interesantes. La tarde fué espectacular, la playa preciosa, en Colunga, con un arenal largo que finalizaba en una cala tranquila con rocas en el agua. El mar estaba totalmente "aguamarina", transparente, con una luz...Toda Asturias es preciosa, las playas de Occidente son una maravilla y las del Oriente también, pero estás últimas son mucho más accesibles, de momento. Maridín pescó su primera Lubina, 40 cm y casi 700 de peso, ya se que no es nada comparado con las maravillas que se pescan, pero teniendo en cuenta que se está iniciando en esto del buceo pescadoril, y que no puede dedicarle todo el tiempo que le gustaría, nos ha parecido estupendo. Como era su primera Lubina le dije que se la llevara a su madre, tengo una suegra estupenda que se merece mucho más, pero de momento esto es lo que hay....Le hizo una ilusión loca, (tengo foto del abrazo...jajajajaja) aunque a ella no le gusta que se meta en el agua, lo sé...pero se calla, porque sabe que a su hijo le hace felíz y que es prudente al bucear. Como no iba a ser menos nos juntamos todos a cenarla, desde luego 5 que somos de familia, tocamos a un sólo trocín, pero ya se encargó mi suegra de acompañarla adecuadamente, de su casa sales con todo menos con hambre. Me preguntó que si la hacía en salsa, pero algo recién pescado mejor a la espalda no? Así que así simplemente, abierta por la mitad siguiendo la espina central, adobada con rodajitas de ajo, perejil picado y sal, apenas aceite en una buena sartén y vuelta y vuelta. Estaba deliciosa y disfrutamos como cosacos...tengo fotos del deleite suegril...pero esas quedan para la intimidad.

10 junio 2007




Desde que los descubrí hace unos años, los moldes de silicona han sido mis grandes aliados. De muchas formas y tamaños, cómodos y prácticos, sin tener enmantequillar y enharinar cada vez que los usas, con un desmoldado estupendo manteniendo unas simples normas, como las de dejar reposar la preparación horneada unos minutos antes de reposar, darles una capita ligera de mantequilla cada ciertos número de usos, no usar objetos punzantes o cortantes...En fin, a mi me han resultado enormemente positivos y eso ya sin hablar de las preparaciones que no requieren horneado sino solo moldeado como es el caso de esta receta. Estos en concreto junto con otro modelo con forma de medias manzanas, los compré en un viaje que hice a Galicia, los tenían en una tienda de regalo muy conocida, en la sección de liquidación, me salieron tirados de precio y eso que son de la marca Lekue, la gente los cogía y los soltaba porque muchos no sabían ni para que era...señor...lo que puede correr para agenciarmelos, no vaya a ser que llegara alguna compañera del foro que si supiera para que sirven exactamente...jajajaja. En fin, que fueron míos y les he dado mucho uso, sobre todo a los corazones, románticona que es una desde niña...Una de esas preparaciones fue la receta que describo a continuación y que nos gustó mucho. La receta original es de Noemí, una hadita rubia que nunca he llegado a conocer personalmente pero a pesar de eso me hizo un regalo muy especial que nunca olvidaré y que uso muchísimo. También tengo algunas de sus recetas, que uso habitualmente y han llegado a formar parte de mi cocina, como ésta, que ahora con su permiso, comparto con todos.
CORAZONES DE QUESO CON COULIS DE FRUTAS DEL BOSQUE
Ingredientes: - 1 paquete de galletas tipo María - 60g margarina - 250g leche - 200g nata líquida - 8 quesitos tipo Caserío - 1 sobre cuajada Royal - 70g de azúcar - Mermelada de arándano Receta: Poner las galletas en el vaso de la thermomix y triturar 3 segundos a velocidad 3 ½ . Añadir la mantequilla y programar 2 minutos a 50º velocidad 1 ½ . Sacar y aplastar bien sobre la base de un molde redondo desmontable (no hace falta engrasarlo). Echar el resto de los ingredientes, excepto la mermelada, en el vaso y programar 7 minutos a 90º velocidad 4. Verter la mezcla sobre la base y dejar enfriar. Meter en la nevera hasta que enfríe bien. Cubrir con la mermelada de arándano sin sacar del molde y dejar en la nevera. 5-10 minutos antes de servir, meter en el congelador y luego sacar del molde. NOTA: para poder quitar también la base del molde, podemos poner papel de horno o albal sobre la base antes de cerrarlo y poner la mezcla de galleta.
Pongo la receta original que es la "Tarta de quesitos" de Noemí, yo usé solo el relleno, sin la base de galletas y la mermelada la sustituí por una de frutas del bosqué que rebajé con agua y zumo de limón y trituré en la thermomix para que quedara tipo "coulis", probadolos porque están buenísimos...

03 junio 2007

LOMO A LA ORIENTAL

LOMO A LA CREMA DE MELOCOTÓN


Tenía una cinta de lomo de 1 kg. y medio que me propuse ventilar...pero no es cuestión de repetir, y con el mismo ingredientes se pueden hacer recetas tan distintas. La primera parte me pilló cansada y con mucha prisa, así que a trocines de bocado, que nos encanta y con una rica salsa "segúntengaporahíysalga", al final quedó con la consistencia y el sabor de las que solemos tomar en los chinos...a decir de maridín más buena todavía, pero quien se fía de estos hombres a los que forramos el estómago...La segunda mitad tenía más tiempo y más ganas, aún así es tan sencilla, pero nos encantó, por lo distinta. La salsa suave y aterciopelada y con un sabor semidulce que se adapta perfectamente al lomo de cerdo. En fin...que disfrutamos mucho de las dos versiones lomeras....
LOMO A LA ORIENTAL

3/4 cinta de lomo de cerdo, 1 pimiento verde gordito, 1 cebolla y media, 1 diente de ajo, ketchup, estragón, hierbas provenzales, eneldo, semillas de comino, curry en polvo y cúrcuma, salsa de soja y una cucharada rasa de azúcar moreno.
Este tipo de platos siempre los hago en la sartén de la feria, que es de estas como de hierro fundido. Partimos el lomo en trocines de bocado, sofreímos en aceite muy caliente, revolviendo constantemente, en cuanto coja color añadimos el ajo picado, damos una vuelta y echamos la cebolla en trozos, rehogamos un poco y añadimos el pimiento, todo esto a fuego vivo y con sal para que suden las verduras. En cuanto lo vemos que todo ha cogido color, añadimos las especias al gusto, yo lo especié bastante. Le di otra vuelta con la cuchara de palo y añadí un buen chorretón de ketchup, vuelta de nuevo con la cuchara de palo y el azúcar moreno espolvoreado por encima de todo, y en cuanto revolví un buen chorro de salsa de soja. En un momento se espesó, lo serví muy caliente y nos lo comimos a cucharadas...

LOMO CON CREMA DE MELOCOTÓN

3/4 kg. de cinta de lomo, 1 lata de melocotón en almíbar, 1 cebolla grande, 1 ajo, caldo de carne o pollo, aceite, sal y pimienta.
Calentamos el aceite y sofreimos el ajo y la cebolla en rodajas, añadimos sal y pimienta y dejamos que coja color. Hacemos un hueco en la cebolla y doramos la carne. En cuanto está sellada por todos los lados, salpimentamos ligeralmente (si el caldo es natural, si es con cubitos ojo con la sal). Añadimos 6 mitades de melocotones en almíbar en trocines, rehogamos todo junto. Por último añadimos medio vaso de almíbar y un vaso y medio de caldo. Tapamos y dejamos cocer. Yo lo hice en la olla gmp y lo dejé 10 mts. Dejamos enfriar un poco, sacamos el lomo y lo cortamos en lonchas gruesas, el interior estará un poco crudo pero mejor, porque así se nos termina en la salsa y no se seca. Echamos el jugo de cortar la carne en la olla, y batimos hasta que quede una salsa untuosa, como no me gustan tipo puré es bueno que tenga bastante líquido. Volvemos a añadir las rodajas en la salsa y le damos el último hervor...acompañado de puré de patatas buenísimo...
(No tiréis nunca la salsa que os sobre de un guiso, envasado, etiquetado y al congelador, os sirve para preparar rapidamente cualquier plato después, yo esta la reutilicé con unas pechugas cortadas en tacos que guisé directamente sin dorar en la salsa y quedaron jugosísimas y con el saborcín del melocotón....)

28 mayo 2007



Hemos celebrado la segunda gran fiesta del año...En mi familia los aniversarios son los grandes acontecimientos...la fecha en que comienzan las historias que más tarde se convierten en familias...En mayo le toca a mis suegros. Como además es la única fiesta "oficial" que celebramos, es todo un deleite dedicar un tiempo antes a buscar regalos, escojer tarjeta, envolver, escribir... Me he críado en una casa donde el "ritual" del aniversario ha sido siempre tradición mayor, por eso disfruté como una loca en casa de mi suegra. De momento además somos las dos únicas mujeres implicadas en el tema, así que no pude evitar estar como una niña con zapatos nuevos, cargando con el pie de tarta en la mano, intentando taparla con una campana sin que se me estropease porque a pesar de mis tres "portatartas" no tengo ninguno que pueda cubrir tarta y pie de tarta incluído. Cerrando puertas para que mis suegros no vean mientras maridín y cuñado pasan corriendo los regalos a la habitación del fondo. Preparando mesa y colocando comida en bandejas mientras charlo con mi suegra de todo y de nada. Desde luego soy consciente de que nosotras dos, únicas mujeres de esta familia de cinco personas, sómos las que más disfrutamos de toda la parafernalia, pero ellos son felices porque nos ven disfrutar...así que todos contentos. Esta vez hemos tenido que compartir nuestro tiempo con Alonso, en fin, soy asturiana así que me encanta que corra y que gane, y gracias a dios, es el único deporte que mantiene la atención de Iván centrada en la tele, pero ayer juro que cuando, con la comida en la mesa, dijeron: Sólo un minuto más, le falta comentar en español...., me apeteció entrar en la tele y ponerme a repartir pestorejazos para que hablaran rápidamente en todos los idiomas que tuviera que ser y nos dejaran comenzar de una vez. Estoy segura de que si Alonso hubiera visto las viandas, se hubiera dejado de tonterías y se habría unido con nosotros a la fiesta...jajajaja.
Me ofrecí a llevar el postre, me comí la cabeza eligiendo, mirando revistas, libros, recetarios viejos y nuevos...y al final siempre hago igual, acabo improvisando, inventando y arriesgando. Es una mala costumbre que a veces me ha jugado malas pasadas, pero reconozco que esta vez ha salido estupendamente bien. La base del postre ya estaba escogida, pero tenía que introducir de alguna manera las maravillosas cerezas cacereñas que nos habían traído de regalo unos amigos muy queridos. Las recogieron directamente del árbol, y la presencia y el sabor eran espectaculares. Así que al final conseguí un maravilloso postre de chocolate y cerezas que sin duda repetiré algún día.
DELICIA DE CHOCOLATE Y CEREZAS AL CHAMPAGNE

Pastel de chocolate y almendras: 4 huevos, 150 gr. de azúcar en polvo, 150 g. de mantequilla, 200 gr. de chocolate negro de cobertura, 2 cuch. soperas de maizena, 100 gr. de almendras molidas.
Compota de cerezas al champán: 250 gr. de cerezas, 100 ml. de champán, 100 gr. de azúcar.
Para la crema de nata y queso: 400 gr. de nata líquida, 65 gr. de queso crema, 2 cuch. colmadas de azúcar glas.
Par la crema de mantequilla al chocolate: 250 gr. de mantequilla, almibar hecho con: 140 g. de azúcar, 70 de agua y 2 onzas de chocolate negro.
(Además 2 hojas de cola de pescado para la gelatina de cerezas y champán)
Preparamos la compota de cerezas, poniendo a cocer en un cazo pequeño el champán y el aúcar unos 5 mts. Añadimos las cerezas previamente deshuesadas y partidas por la mitad y dejamos cocer otros 3 mts. Retiramos y dejamos infusionar hasta que enfríe.
Para el pastel de chocolate, Separamos yemas y claras de los huevos. Batimos las claras a punto de nieve y reservamos. Batimos las yemas con el azúcar hasta que esté espumoso. Derretimos el chocolate bien al baño maría o al microondas y dejamos reblandecer la mantequilla a temperatura ambiente. Añadimos a la mezcla de yemas y azúcar el chocolate fundido y la mantequilla, mezclamos bien y añadimos por último la mizena, y las almendras molidas. Como a mi esta mezcla me quedó un poco dura, le añadí un poco de champán y un poco del almíbar de la compota de cerezas. Por último mezclamos las claras a punto de nieve, revolviendo con cuidado para que no se bajen.
Escurrimos bien las cerezas del almíbar y reservamos este último. En un molde de unos 20 cm. de diámetro, añadimos la mitad de la masa del pastel de chocolate, esparcimos por encima las cerezas bien escurridas y volvemos a cubrir con el resto de la masa. Cocemos en el horno a 200º turbo unos 20 mts. Dejamos reposar unos mts. en el horno con la puerta semiabierta. Desmoldamos el pastel y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Ponemos a remojo 2 hojas de cola de pescado, mientras calentamos de nuevo el almíbar de champán y jugo de cerezas, deshacemos la cola de pescado en el almíbar caliente y vertemos en el mismo molde en el que hemos hecho el pastel. Metemos en el frigo a enfriar.
Montamos con la thermomix, la nata, el azúcar y el queso crema con la mariposa puesta y a vel. 3. Reservamos.
Para la crema de mantequilla al chocolate, hacemos un almíbar con el agua y el azúcar y cuando le falte 1 mt. añadimos las dos onzas de chocolate, reservamos hasta que esté completamente frío. Metemos la mantequilla a temperatura ambiente en la thermomix y ponemos en marcha a vel. 3 la máquinay vamos vertíendole en hilo el almíbar de chocolate, hasta que esté todo bien mezclado y montado. Reservamos.
Cuando el pastel esté frío lo ponemos encima del pie de tarta, demoldamos encima del pastel la gelatina, adornamos el borde de abajo con la crema de mantequilla al chocolate y la parte de arriba con la crema de nata y queso. Dejamos resposar en la nevera todo el conjunto.
Es laboriosa, pero el conjiunto es exquisito, merece la pena el tiempo y el esfuerzo.

10 mayo 2007





Nunca me he atrevido con el hojaldre. Entendámonos, no a usarlo, sino a fabricarlo, a intentar hacerlo con estas manitas. Tengo algo en mi contra y es mi temperatura corporal, tengo muy buena circulación y un exceso de calorías propiciado por tanta cosa buena...jajaja. Eso genera calor y es tremendo a la hora de tener que manejar cosas como chocolate o realizar masas que requieren frío como el hojaldre. Hace dos años pretendí hacer un postre espectacular, "Lagrimas de chocolate rellenas de crema de limón"...tenía el dvd de Fernando Canales y se veía todo tan sencillo....sólo a mi se me ocurrió intentarlo en Agosto. Y es que Asturias ya no es lo que era, presumíamos de un clima templado, pero el cambio climático alcanza todos los lugares, y este no iba a ser menos. No recuerdo la temperatura, pero a mi casa le da el sol todo el día, por los dos lados...a eso añadimos mi temperatura corporal....acabé embadurnada de chocolate por todas partes, lo cual puede ser muy sensual para la pareja, pero es un desastre cocinerilmente hablando...Las "lágrimas" acabaron siendo semilágrimas....no podía ni tocarlas, se deshacían solo con mirarlas, tuve que llevar todo el invento a casa de mi hermana, que vive a 5 mts. en una bolsa frigorífica con barras congeladas...menudo espectáculo...En fin, que con esas experiencias, el hojaldre lo compro hecho, y lo uso, tanto para salado como para dulce. En la base para la tarta de almendras, en los canutillos de crema, en las casadielles de hojaldre, y en estas "Cajitas sorpresa" que fueron superdivertidas de hacer y nos encantaron a todos...
CAJITAS SORPRESA (Saladas)
1 lámina de hojaldre congelado, salmón ahumado, crema de queso a las finas hierbas
Estiramos el hojaldre. Dibujamos con la punta de un cuchillo unos rectángulos y los recortamos. En la mitad recortamos el interior del rectángulo y dejamos solo un borde de 1 cm. Separamos ese rectángulo más pequeño interior que serán las tapas de las cajas. Los bordes de 1 cm, los colocamos encima de los rectángulos grandes que hemos dejado enteros, mojando previamente con un pincel en un poco de agua las superficies que entran en contacto. Batimos un huevo y pincelamos las tapas y los bordes de las cajas, sin que se derrame dentro porque harían que se pegase y no subiese. En los rectángulos que hemos puesto el borde, pinchamos el interior de las "cajas" la parte del hojaldre que no es doble, que está sin borde, con un tenedor para que no suba. Horneamos a 200º unos 20 mts. o hasta que veamos que están infladas y doradas.
Cuando las saquemos del horno, las dejamos templar y aplastamos un poco hacia abajo el hojaldre de dentro de las cajitas para que nos quede hueco. Batimos el queso con finas hiervas para dejarlo cremoso y rellenamos las cajitas. Cortamos el salmón ahumado en tiras finas y ponemos un puñado de las tiras encima del queso-crema. Tapamos en perpendicular con la tapa de hojaldre y servimos frías.
Se pueden hacer tanto dulces como saladas y rellenar de cualquier cosa. Son sencillas, rápidas de hacer y muy lucidas. Que más se puede pedir?


26 abril 2007

Este pastel ha sido todo un descubrimiento. Es jugoso y húmedo como a mi me gusta. Igual que el de naranjas o el de mandarinas. La fruta les da ese toque tipo pudding que me encanta en los bizcochos, mucho más que la sequedad. Tiene mucho aroma que le da la canela y la manzana. Tenía tres manzanas que ventilar, y los típicos postres que la llevan por encima en rodajas no nos dan más, (excepto la tarta de manzana de mi madre, que es tan exquisita que nos comemos rodaja de manzana y todo...). Así que me dispuse a innovar y lo que salió no solo era decente, sino que nos gustó mucho. Se ha conservado jugoso y tierno varios días. Utilicé manzanas que en principio eran verdes, pero ya estaban amarilleando. Yo creo que con cualquier clase quedaría bien...incluso las verdes y ácidas....y por supuesto no se puede obviar el toque de canela, es una mezcla maravillosa...creo recordar que alguna vez tuve hasta algún ambientador con esa mezcla...
PASTEL DE MANZANA Y CANELA DE ELBE
3 manzanas verdes medianas, 3 huevos grandes, 250 gr. de azúcar, 100 gr. de aceite, 1 pizco de sal, 1 sobre de levadura, 250 gr. de harina, 3 cuch. soperas rasas de canela molida.
Triturar en la thermomix, las manzanas sin pelar, bien lavadas y troceadas, y sin las pepitas. Añadir los huevos y el azúcar y batir junto con el aceite a vel. 3 1/2-4 unos segundos. Añadir la sal y por último la harina y la levadura y mezclar unos segundos al 3 1/2 y terminar de envolver con la espátula. Hornear a 180º unos 40-45 mts. Dejar reposar un poco antes de desmoldar. Servir con una crema inglesa o con nata semimontada.

17 abril 2007



Tenía esas patas en el congelador desde hacía ya un tiempo. ocupándome un montón de espacio, en espera de decidirme a probarlas. Ya había probado potón, en tiras rebozadas como los calamares a la romana. Pero nunca lo había probado a la gallega, como el pulpo. Estaba muy rico porque es tierno y la preparación "a feira" es de lo más sencilla y sabrosa. Desde luego el pulpo tiene otro sabor y otra consistencia, pero es un sustituto barato y resultón porque es difícil que te quede duro. Son pocos ingredientes, pero con un buen pimentón de la Vera, un buen aceite de oliva virgen extra y sal gruesa tienes un auténtico manjar, sobre todo si se usa pulpo. Lo cociné en la olla GM fué rápido, luego solo cortar en rodajas y aliñar. Las patatas bien lavadas con piel y todo, luego sólo pelar, abrir y aliñar también. Con una buena sopa delante fué un menú estupendo.
POTÓN "A FEIRA" CON CACHELOS
Patas de potón (te las dan unidas sin la cabeza, yo las corté individualmente), patatas, pimentón agridulce de la Vera, aceite de oliva virgen extra, sal gruesa.
Cocemos en la olla rápida durante 15 mts. el potón junto con las patatas. Con el agua que suelta el potón de haberlo lavado y sin escurrir. No necesita más agua porque suelta. Troceamos las dos cosas en caliente y servimos sobre un plato de madera. Espolvoreamos de pimentón, sal gruesa y aliñamos con el aceite.

05 abril 2007


Hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer un bizcocho así. Siempre he usado el turrón para hacer tartas, batidos o helados, pero nunca lo había usado para hacer un bizcocho....y que capricho más rico...Tiene el sabor fino a la almendra y la miel. Me he dado cuenta al cocinarlo que este bizcocho tiene que estar menos tiempo en el horno, en apenas 30 mts. ya tenía ese aspecto tan dorado. Yo creo que con 25 mts. más un poco de reposo en la rejilla es suficiente. En el trabajo les costó adivinar el ingrediente secreto....su paladar reconocía el sabor, pero no lo enlazaban con el producto original. Servido con una salsa de chocolate ya es de muerte súbita...
BIZCOCHO DE TURRÓN
200 gr. de buen turrón de jijona, 3 huevos, 175 gr. de azúcar, 100 gr. de mantequilla, 1 yogur natural, 200 gr. de harina, 1 sobre de levadura, 1 pellizco de sal.
Montamos los huevos con el azúcar en la thermomix 3 min. a 50º, vel. 4. Agregamos la mantequilla reblandecida, el yogur y el turrón en trozos y batimos a vel.4 hasta que esté todo integrado. Por último, incorporamos la harina, la levadura y un pellizco de sal (añadirle pedacitos de chocolate es opcional y altamente recomendable). Mezclamos unos segundos a vel. 3 y terminamos de envolver la harina con la espátula. Vertemos la mezcla en un molde (si no es de silicona, enmantequillado y enharinado). Horneamos a 180º durante 25 mts. Dejamos reposar en rejilla.

26 marzo 2007


Hace frío. Ha llegado el invierno que no hemos tenido hasta ahora. Se está haciendo de noche y nos entra el hambre. Tengo pocas cosas en la nevera, hay cosas en el congelador pero congeladas, evidentemente. Puedo hacer una tortilla de patata, pero no me apetece tardar tanto ni ponerme a pelar patatas. Me esperan él, el sofá y una buena peli. Quiero algo rápido, que manche poco, que pueda hacer con lo que tengo, y que nos guste....Ya lo tengo..."spirodogs"...con mi inestimable thermomix, por supuesto. Meto los ingredientes de la masa de pizza que hago desde que tengo la maquinita (la opción B del libro "Nuevo amanecer", la que lleva agua y leche). En 3 minutos tengo la masa hecha (siempre la dejo amasar por lo menos 3 minutos). La saco, amaso un rulo y lo divido en cinco porciones aproximadas, las mismas que contiene el paquete de salchichas (la masa da para mas, sobre todo si la dejamos levar). Las extiendo formando rectángulos, pongo loncha de queso, salchicha, tiras finas de pepinillo y salsa barbacoa. Cierro los rectángulos y amaso bien los bordes para que no se salga nada. Pellizco bien el cierre de cada "spirodog". A la lámina de silicona y al horno unos 20 mts...a 180º. Dejo reposar y a comer....están buenísimos, tan calentitos...Fué estupendo, la peli, la cena y sobre todo la compañía....

19 marzo 2007



Las madalenas son una dulcería muy típica española. La mayoría las asociamos a la niñez, aunque reconozco que en casa de mi madre no eran muy de madalenas. Me gustan esas pequeñas porciones abizcochadas, individuales, pero tienen que tener sabor y no ser secas...He probado varias recetas, algunas me han gustado más o menos y probaré...porque hay determinados dulces de los que las variantes tienden al infinito. Tengo pendiente unas de un libro de repostería conventual, que espero que sean "celestiales", de ese libro probé las bizcochadas y nos chiflaron (las hice en forma de bizcocho), así que estoy deseando probar las madalenas. De momento os pongo esta receta. Me gustaron mucho, tenían una textura y un sabor estupendos. Estás están sin "faldita", las hice en los moldes de silicona que tengo para las magdalenas y los flanes, pero realmente me parecen mucho más guapas "vestidas". La receta es de Francisco Tejero.
MAGDALENAS
3 huevos grandes - 200 gr. de azúcar - 180 gr. de leche - 200 gr. de aceite - 380 gr. de harina - 1 sobre de levadura - 1 pizca de sal - ralladura de 1 limón
Batimos huevos con azúcar hasta que monten, añadimos leche y aceite y mezclamos 1 min. Añadimos harina y levadura y sal, previamente tamizado todo junto y por última la ralladura de 1 limón...mezclamos suavemente hasta incorporar. Vertemos en moldes, (lo mejor falditas blancas metidas en moldes rígidos), llenamos hasta la mitad aprox., y echamos un puñadín de azúcar en el centro de la masa, y horneamos a 210º si es turbo 18 min.

06 marzo 2007




Las odio. Siento ser tan extremadamente categórica, pero es así. Desde pequeña. Eran mi gran sufrimiento, bueno, tengo que reconocer que entre otros...porque mis redondeces no sugieren lo repunante que soy para comer bastantes cosas...Pero las lentejas en especial son el paradigma de mi comida "buaghhhhhhh.....", igual que el pollo en todas sus formas es de mi comida "hummmmmmm...." Me he acostumbrado a ponerlas una vez a la semana, son sanas y tienen hierro, y sobre todo porque tengo a mi lado un gran sufridor que ha ido probando mis progresos en cuanto a ellas. Nunca se me ha dado mal cocinar, seguramente porque siempre me ha gustado mucho, pero las legumbres se me atravesaban..., excepto la fabada, será porque también me gusta...y mucho. Recuerdo unas lentejas que eran agua de fregar, literalmente, pero de fregar un suelo muy sucio. No recuerdo como las hice, supongo que con poca cosa y con mucha agua, pero se que cuando levantamos los dos la tapa de la pota creímos desmayar...él se negó a probarlas y yo le secundé sin dudarlo un instante. A fuerza de ensayar y poner empeño he conseguido unas lentejas decentes, a decir de "mi mitad", deliciosas, pero yo no me fío de su criterio, le gusta casi todo lo que sale de mis manos...Yo desde luego no digo que están deliciosas, pero gracias a añadir mucha verdura picada, les quito ese sabor metálico que las caracteriza, con el sofrito de ajo y pimentón les añado la alegría que les falta, y el trocín de chorizo o las costillas adobadas le dan el toque de fiesta que un plato tan humilde como éste, necesita. Ellas me aportan el hierro del que suelo escasear...pero yo creo que no lo asimilo de lo tensa que las como a veces pensando en cuantas cucharadas más aguantaré tomar....
Lentejas de Elbe
1 vaso de lentejas, 1 zanahoria grande, 1/2 puerro, 1/2 cebolla, 1 pimiento rojo pequeño, 1 diente de ajo gordo, pimentón agridulce, sal, aceite, chorizo y panceta o costilla adobada.
Trituro las verduras en la thermomix, al 3 y medio, llendo y viniendo con el mando de la velocidad y bajando los restos con la espátula hasta que las veo bien picadas. Echo un chorretón de aceite en la cubeta olla rápida (tengo la olla programable GMP), rehogo el diente de ajo muy picado y antes de que empiece a dorarse añado 1 cucharada rasa de pimentón, hay que darle un par de vueltas con la cuchara de madera, muy rápidamente porque se quema enseguida y amarga. Añado las verduras picadas y les echo sal y rehogo todo junto (el olor de este mejunje es glorioso). Les doy también un par de vueltas y añado las lentejas escurridas que también rehogo con todo lo demás. Añado después agua hasta cubrirlas por encima un par de dedos, y los avíos que tengamos (chorizo y panceta o la costilla). Cierro la olla y cuezo 15 mts. Servir muy calientes.

23 febrero 2007


Uso mucho las pechugas de pollo. Es un corte limpio y fácil de usar. No tiene ningún desperdicio y se puede hacer de muchas maneras. Hay que cocinarlas en su punto justo porque tienden a secarse y pierden la gracia. "Pechugas a la provenzal", así llamé a este plato que pongo hoy. Empecé a hacerlas de esta manera de adolescente en casa de mi madre, quiero pensar que no hace muchos años...A mis hermanas les encantaba. Es un plato muy sencillo y bastante rápido y además te cunde la pechuga porque la adicción del pimiento, la cebolla y el queso hace que necesites menos carne para llenar el plato. Además las verduras le aportan mucho sabor y jugosidad...La verdad es que nos encanta comerlas de esta manera...Al principio Iván retiraba la cebolla, ahora ya lo come todo junto, pero sigue prefiriendo el pimiento. Una clave del plato está en las hierbas, el eneldo y la mezcla de "hierbas provenzales". Me entusiasma el eneldo y lo uso sobre todo con el salmón, y con otros pescados. Pero desde el día en que probé a echárselo a este plato junto con las otras hierbas, decidí que con esta combinación era también riquísimo. De echo he probado con otras hierbas, y está bueno, pero no tanto. Si se quiere aligerar el tema calórico hay que prescindir del queso, pero como es lógico también le restaremos sabor. Otro toque son las verduras, no se quedan blandas del todo, al menos yo procuro que no sea así, aunque se pochan, les queda un interior firme que le da una frescura al plato buenísima. Por eso lo cocino a fuego alto. El gran problema es resistirse a mojar pan en la salsa...
PECHUGAS A LA PROVENZAL
1 pechuga entera, 1 pimiento rojo grande (o medio rojo y medio verde), 1 cebolla grande, 1 diente de ajo, aceite de oliva, sal, pimienta negra, "hierbas provenzales", eneldo, mezcla de 4 quesos para gratinar (o cualquier otro queso que uséis para eso), vino blanco, sidra o jerez.
Troceamos la pechuga en tiras gordas y luego en cuadrados de bocado, pero no pequeños, más bien grandecitos. Partimos el pimiento en cuadrados y la cebolla en gajos grandes. Reservamos. En un fondo de aceite doramos a fuego alto y rápidamente los trozos de pechuga y retiramos, sólo que cojan color. Pochamos después el ajo picado, antes de que coja color añadimos el pimiento en trozos y sofreímos a fuego alto, removiendo todo el rato con una cuchara de madera. Añadimos ahora los trozos de cebolla y salpimentamos para que la cebolla sude, y sofreímos también. Cuando notemos que empieza a ablandar, volvemos a echar los trozos de pechuga en la sartén. Revolvemos todo junto, añadimos las hierbas, y damos una vuelta con la cuchara de madera. Echamos un buen chorro de lo que tengamos, yo estas las hice con jeréz. Dejamos que evapore el alcohol, añadimos el queso por encima de todo, tapamos y retiramos del fuego. Dejamos reposar un poco y servimos.

13 febrero 2007


Me gusta el pescado. La única pega que se le puede poner es que depende de cual, no suele ser barato. Maridín objetaría las espinas. Para obviar esa objeción suelo comprar filetes o lomos, o rodajas grandes, en las que las espinas sean facilmente reconocibles y eliminables. Es sano, sencillo de hacer, porque con todo y con nada está buenísimo. Hay mucha variedad, con sabores y texturas enormemente distintas, lubina, parrocha, salmón, chopa, mero, merluza, bonito, pixín, lenguadinos, bacalao....De lo poco que no me da más está el congrio (no hago ascos para una buena sopa de pescado o marisco) pero para comer así no me gusta la consistencia de su carne y nunca he conseguido que me den más las bacaladinas, aunque en casa de mi madre siempre gustaron muchísimo. El bacalao fresco (más que el salado) nos encanta. Compro filetes que congelo y luego salen lo mismo enteros, que troceados en salsa, que en forma de riquísimas albóndigas. Esta vez tenía prisa, pero buenos ingredientes, un vino blanco estupendo de la cesta, unos langostinos pequeños que me habían sobrado de hacer los pimientos rellenos de marisco, y el bacalao. Todo fué rápido, pero al entrar Iván sonó un: Madre que rico huele!...y yo ya salté de alegría.
BACALAO CON COSTRA DE QUESO Y CEBOLLA
1 filete grande de bacalao, 1 cebolla, vino blanco, ajo, azafrán, langostinos, pimienta, mezcla de quesos para gratinar, un poco de eneldo (o perejil si gusta más ese sabor), sal y aceite.
Echamos en una tartera o sartén gruesa, un fondo de aceite. Dejamos calentar a fuego medio y echamos el ajo muy picado, damos una vuelta y añadimos la cebolla cortada en rodajas finas (ojo no tardar en echar la cebolla que el ajo se quema como nada), salpimentamos, tapamos y dejamos hacer dulcemente. De vez en cuando destapamos y revolvemos, hasta que veamos que la cebolla está blanda. Esta operación la hacemos a fuego bajo. Tiene que estar un buen rato para que quede bien pochada y no crujiente (aunque tengo que reconocer que a mí cruijente también me encanta). Ahora subimos el fuego separamos para los lados la cebolla y echamos el bacalado cortado en cuatro porciones, dejamos que se haga meneando un poco la tartera o la sartén para que no se pegue. Dejamos un par de minutos y le damos la vuelta con ayuda de una espumadera y una pala de madera y con cuidado para que no se nos deshaga en lascas. Una vez que ya está dado la vuelta, salpimentamos el pescado y echamos por encima la cebolla que estaba acumulada en los bordes. Añadimos los langostinos y dejamos hacer otro par de minutos (controlar mucho según el grosor del filete que no se os haga demasiado el pescado, es mejor quedarse corto). Le damos la vuelta a los langostinos y añadimos el azafrán tostado y desleído en vino blanco, subimos más el fuego y dejamos evaporar el alcohol medio minuto. Separamos del fuego añadimos por encima del bacalao y la cebolla la mezcla de quesos y tapamos. Dejamos fundir todo pero ya fuera el fuego y servimos bien caliente espolvoreado con un poquito de eneldo. Y a disfrutar.

31 enero 2007


Aprovechando los restos.
No solemos ser de los de barra diaria de pan. No resulta imprescindible en nuestra mesa y menos cuando estamos a dieta. Y no porque no nos guste...yo a veces me quedaría con la barra de pan y la salsa del guiso, no necesitaría más...jajaja. Pero ahora solo lo puedo comer con cierto tipo de comida, así que cuando me apetece, ingredientes a la Cheffo y pan recién hecho. El caso es que fiel a mis principios de, cuando tengo que dar de comer toda comida es poca, hace poco compré nada menos que 4 barras grandes. Eramos 5 a comer, dos nos estábamos cuidando y no ibamos a comer pan al mediodía, pero yo pensaba: 3 hombrones, entre lo que comeran al mediodía, que se harán bocadillos por la tarde, y que quede para todos para la cena...Al final me vi con dos barras enteras, y como no es cuestión de tirar, y no todo va a ser pan rallado, decidí invertir en algo dulce, el "Pudding de Pan". Es muy sencillo y muy rico. Lo serví con una buena mermelada roja que le da un punto de sabor y color estupendo, porque aunque el postre lleva leche condensada, al mezclarse con el pan, le roba dulzor, que le aporta luego la rica mermelada de fresa. Probadlo cuando os sobre pan y no os apetezca manchar la cocina con unas torrijas.

Pudding de Pan
200 gr. de pan, 1 bote grande de leche condensada, la medida del bote de leche fresca, 3 huevos grandes o 4 pequeños, un poco de canela molida al gusto.
Troceamos el pan pellizcándolo con los dedos en trozos, lo echamos en un bol (yo en este caso en el vaso de la thermomix) y lo bañamos con las dos leches, dejamos reposar unos 15 minutos que se empape bien el pan. Añadimos los huevos y si somos muy "llambiones" 2 cucharadas de azúcar. Batimos bien hasta que quede una textura de puré fino, vertemos en un molde y horneamos unos 40 mts. a 180º. Comprobar la textura, porque la parte de arriba queda más aflanada. Si metéis un palito y sale húmedo, dejarlo 5 mts. más. Servir bien frío y reposado con la mermelada fluída por encima.

21 enero 2007




Valeria, la preciosa niña de mi amiga Tayma, cumple este mes un añito. Parece mentira, todavía recuerdo con viveza como estuvimos viendo juntas el vídeo de National Geographic, "En el vientre materno". Que impresión, Tayma con aquella maravillosa barriga redonda, explicándonos como era ya su pequeñina dentro de ella, y ese magnífico documental que nos hizo comprender el milagroso viaje que va de la concepción al nacimiento. Que bien lo pasamos aquella tarde, mirando toda su canastilla, abriendo cajas, sacando cositas que más tarde Valeria usaría. Escuchando la enorme ilusión de unos papás que estaban viviendo con toda la emoción del mundo el acontecimiento que más iba a marcar sus vidas. La noche de reyes del año pasado nos volvimos a escapar para allí, cenábamos todos juntos, Valeria también estaba, bien resguardada dentro de su mamá, pero haciendo ya en el ambiente acto de presencia, tan sólo le faltaban 26 días para ver el mundo con sus propios ojitos. Para que la pobre Tayma no se diera el gran tute, Teresa hizo el primer plato, Tayma el segundo y yo llevé el postre. Escogí la Sacher, porque a todos nos gustan los postres de chocolate, era sencilla de hacer y de llevar. Decidí adornarla para Valeria, era una tarta para ella, aunque de momento sólo la pudiera catar a través de su mamá. Dos flores echas de gominolas encima de la cobertura de chocolate, las niñas que todavía habitan en nosotras se entusiasmaron al verla...
De la Tarta Sacher hay multitud de versiones, yo he probado la original, me la trajo mi hermana de su viaje de novios. No me gustó, me resultó seca y poco dulce para mí. Esta versión es de la Thermomix, no estaba mala, el almíbar que bañaba el bizcocho de chocolate la hacía jugosa, el sabor de la mermelada de melocotón casera era muy rico, y la cobertura de chocolate le daba ese punto especial. Para mi gusto le falta chocolate al bizcocho. He probado versiones mucho más interesantes después, pero pongo la que hice ese día.
TARTA SACHER (Vorwerk)
Ingredientes:
Para el bizcocho: - 50 g. de caco puro - 130 g. de harina. - 1 cucharadita de azúcar vainillado. - 2 cucharaditas de levadura Royal. - Un pellizco de sal - 160 g. de azúcar. - 120 g. de mantequilla. - 4 huevos.
Para el relleno: - Mermelada de naranja, fresa, frambuesa o albaricoque (Yo usé de melocotón casera)
Para el almíbar: - 100 gramos de azúcar. - 1 Vaso de vino de agua. - Ron
Para la cobertura: - 200 gramos de chocolate fondant. - 200 ml. de nata líquida. - 75 gramos de mantequilla.
Instrucciones:
Precalentar el horno a 180º Poner en el vaso bien seco, la harina, el cacao, la levadura, el azúcar vainillado y la sal. Pulverizar durante 20 segundos en velocidad máxima. Verter en un cuenco y reservar. Poner la mariposa en las cuchillas y agregar los huevos y el azúcar. Programar 5 minutos, 40º, velocidad 3, cuando termine el tiempo, repetir la operación pero sin temperatura. Mientras tanto, engrasar y enharinar un molde alto de 24 cm. de diámetro. Cuando termine el tiempo de la TH, añadir la mantequilla y la mezcla de harina y cacao que tenemos preparada y mezclar todo 4 segundos en velocidad 1. Terminar de mezclarlo todo con la espátula, quitándo la mariposa y con movimientos envolventes y suaves. Verter la mezcla en el molde que tenemos preparado e introducirlo en el horno previamente precalentado a 180º durante 25 minutos aproximadamente, pinchar en el centro para comprobar que está cocido, la aguja tiene que salir limpia. Desmoldar sobre una rejilla y dejarlo enfriar. Una vez frío, cortarlo por la mitad horizontalmente, y si se desea, hacerlo en tres partes. Bañarlo con el almíbar que se explica a continuación con la ayuda de una cuchara. Rellenar con la mermelada de albaricoque. Colocar la rejilla sobre un plato o una fuente. Cubrir con la cobertura de chocolate que de describe más adelante y dejar enfriar en el frigorífico durante unas horas. El plato se coloca debajo para que caiga el chocolate de la cobertura.
PREPARACIÓN DEL ALMÍBAR: Poner en el vaso el agua y el azúcar, programar 10 minutos, 100º, velocidad 1, una vez haya terminado, añadir el licor y mezclar. La mermelada del relleno es conveniente pasarla por la thermomix unos segundos en velocidad 5-7-9-progresivo para que quede muy fina.
PREPARACIÓN DE LA COBERTURA: Poner la nata en el vaso y programar 5 minutos 100º velocidad 1, cuando comience a hervir, sin parar la máquina pero sin temperatura, echar el chocolate en trocitos por el bocal para que se vaya derritiendo, una vez derretido, agregar la mantequilla y con cuidado vaya aumentando la velocidad para que quede todo bien mezclado, esta preparación la tiene que poner sobre el bizcocho cuando aún esté caliente, ya que es la forma de que quede toda la superficie lisa.