09 febrero 2009




Era el primer aniversario que iba a ir sin postres. Estos años de atrás la alergia me ha dejado bastante tranquila, también es verdad que han sido inviernos suaves. Pero este inverno que se ha empeñado en demostrar toda su esencia como estación mi alergia ha hecho amago de dar lata de nuevo. Si bien no me deja sin dormir toda la noche como antaño, si que me ha dado algun fin de semana latoso, como justo, justo el del aniversario...
Vivir en Asturias y tener alergia a la humedad no es la mejor combinación de circunstancias posibles...pero no cambio las verdes montañas por nada del mundo...así tenga que tener la glotis cerrada, los ojos picajosos y la naríz goteando todo el rato...
El caso es que me pasé todo ese sábado pensando que tenía que hacer el postre. Iba de la cama al sofá fantaseando con que mi mente pudiera mover sola todos los aparatos...y mira que en cuestión de aparatos yo cuento con ayuda! jajajaja. El domingo me levanté más descansada pero una mano pedía permiso a la otra para moverse, tenía que empaquetar unos cuantos regalos y cuando terminé y me tomé algo de medicación para poder ir dignamente sin parecerme al pato Donald cuando hablaba, pensé, no puedo ir sin postre, sería la primera vez en añísimos....
Mi querida thermomix vino en mi auxilio, y la moda de servir los postres en vasos también...
Como a mi familia lo de los postres de limón les va mucho sobre todo después de comidas pantagruélicas, se hizo la luz, tarta de limón pero en vasitos...
Fué rápido, limpio y todo un éxito. La verdad sentí un poco de desazón cuando les oí comentar que todos los años disfrutában muchísimo con el postre pero que este año había sido glorioso....
Ay dios mío! el año que menos me complico la vida...La vida tiene sus grandes y pequeñas paradojas. Las fotos como corresponde a una situación de estres-prisa-alergia no son de lo mejor, pero sirven para hacerse una idea. Eso si, cumplí con la tradición y me sentí genial cuando abrí la nevera para meter el postre de todos los años...
P.D.: Agradezco vuestro interés, pero debido a un retraso en los post, no especifiqué que el aniversario de mis padres es el 22 de Diciembre y se celebró el domingo 21. La alergia ha seguido presente puesto que no deja de llover pero no a esos niveles. Siento la confusión y doy gracias por las muestras de interés y ahora paso a poner la receta, . Un beso a todas.
TARTA DE LIMÓN EN VASOS
Base de bizcocho genovés: 3 huevos; 90 gr. de azúcar; 90 gr. de harina.
Ponemos la mariposa en las cuchillas y echamos en el vaso los huevos y el azúcar. Programamos 4 min. a 40º, vel. 3. Cuando termine, programamos otros 4 min., vel.3, sin temperatura. Añadimos la harina y mezclamos 4 seg. en vel. 1. Quitamos la mariposa y terminamos de mezclar la masa delicadamente, ayudándonos con las espátula para que no se nos baje.
Yo usé un molde rectángular de base desmontable que compré en el Lidl el año pasado, lo podéis hacer en la bandeja del horno, pero procurando no extender mucho la mezcla para que no se quede excesivamente fina. Dejamos reposar y cortamos redondeles de bizcocho con la parte de arriba del vaso que vayamos a usar para servir el postre.
Relleno de crema de limón: 200 gr. de azúcar; La piel de 1 limón (solo la parte amarilla); 200 gr. de zumo de limón; 200 gr. de nata líquida; 4 huevos; 30 gr. de maicena; 30 gr. de mantequilla.
Con el vaso de la thermomix muy seco, pulverizamos el azúcar a vel. máxima, y con la máquina en marcha, incorporamos la piel de limón bien seca. Paramos la máquina y bajamos con la espátula todos los residuos pegados a las paredes. Añadimos el zumo de limón y trituramos de nuevo. a vel. máxima para que se termine de triturar la piel de lión. Añadir el resto de los ingredientes excepto la mantequilla y progrmar 7 min. a 90ºC, vel. 4. Cuando termine el tiempo, quitamos la temperatura, añadimos la mantequilla y dejamos funcionar 1 min. más a vel. 4. Volcamos en un recipiente y dejamos enfriar.
Cobertura: Nata montada azucarada y barquillos de chocolate negro bañados en chocolate blanco (me los compró mi hermana en el Carrefour, era un bote redondo lleno de unos barquillos enormes y exquisitos, los partí en 3 para adornar cada vaso)
Ahora solo queda montar, ponemos en el fondo de los vasitos el bizcocho genovés, en este caso como los vasos en la parte de abajo son cuadrados y más pequeños, forcé el redondel para que quedara una especie de cestita. Añadimos la crema, cubrimos de azúcar y quemamos con el soplete cuidando de no acercarnos demasiado al cristal. Refrigeramos. Adornamos con nata montada y barquillos justo antes de servir.
P.D. También se puede hacer una quebrada no muy cocida o dorada, partirla en trocines de distinto tamaño y poner eso de base, como en los "crumbbles" ingleses, así el juego de texturas es mayor...