30 julio 2009








Del árbol a la mesa. Ha sido todo un placer! Ayer por la noche estabamos cogiendo las ciruelas y las manzanas del árbol y hace una hora acabo de verter la última compota en la salsera para usar este fin de semana. El resto en sus respectivos botes al vacío para que maduren. Habrá que etiquetar y adornar convenientemente las que son para regalar a mis "alrededores". Eran las últimas que quedaban sanas, como los árboles del prado de mis padres no se fumigan los insectos campan a sus anchas, pero ellos también tienen que comer! Algunas estaban verdes todavía, pero como era para una compota agridulce las cogimos de todos modos. No he anotado cantidades exactas, me he dejado llevar por la inspiración y lo que me transmitía el sabor del dedín cada vez que cogía un poco de la mezcla. Me parece que va a estar muy buena con las carnes, sobre todo cerdo. En el libro de conservas que tengo mandaba añadir más vinagre, pero a mi ya me parecía un sabor muy intenso, incluso creo que le hubiera echado menos. Ahora a esperar un poco a ver que tal el conjunto de sabores, la textura, como cualquier confitura ligera, una delicia de color y fluidez. Ahora a fantasear con los avellanos que bordean el río, el nogal que adorna la entrada, los manzanos que en Octubre nos darán toda la cosecha...Hummm! Que delicia solo el imaginar!
.
Compota agridulce de ciruela
.
(Versión libre)
Ciruelas (yo creo que eran como unos 4 kg. o más) 4 cebollas, 2 manzanas sidreras medianas, canela en rama, laurel, estragón, comino, clavo, eneldo, pimienta negra, 2 cayenitas, vinagre de sidra (como 2 tazas, aunque yo echaría menos), 1 taza de agua, 1/2 Kg. de azúcar moreno.
Deshuesamos las ciruelas partiendolas a la mitad y las dejamos reposar toda la noche con el azúcar, las especias y el vinagre. Por la mañana añadimos las cebollas y las manzanas. Revolvemos bien y a cocer a fuego medio y cazuela destapada hasta que esté todo blando y los jugos echos almíbar. Batimos al gusto con una batidora y envasamos.
hemc 35 - conservas caseras