27 diciembre 2006









Como cada año en el aniversario de los papis, a mi me tocan los panes y el postre. Volví a repetir las recetas del añó pasado para los panecillos, tanto los de nueces para los quesos, como los de higos para los patés. De postre hice una Tarta de queso estilo Deli Nueva York, ya la había hecho más veces, y una vez más la receta no decepciona. La mezcla de galleta y mantequilla es exquisita, el relleno con un sabor denso a queso, no demasiado dulce, y el glaseado de frutas del bosque. Para mi es una tarta excepcional, aunque reconozco que en general las de queso me suelen gustar casi todas, las tipo mousse, las tipo quesada...Además es una tarta que cunde, claro que lleva dos tubos de galletas maría para la base y casi un kg. de queso para el relleno. Menos mal que me compré los portatartas del plus, porque al final los usé todos, el rectángular tipo cake para los panecillos, el de rosca redonda para los dos bizcochos, el de naranja y mandarina, y el portatartas redondo, con esa campana enorme, donde fueron las dos tartas, las dos sin desmoldar y con sus respectivos platos haciendo de separación. Era todo un show vernos bajar las escaleras. Lo que no salió como esperaba es la tarta de mandarinas, y eso que es una receta del "Hola" especial cocina, que sale una vez al año por estas fechas. Acabo de comprar el último. Yo creo que tanto la quebrada como la crema es mejorable. La idea es buena, pero hay que reajustar la receta. De todas maneras la pondré tal cual viene en la revista y luego añadiré mis apreciaciones. De lo que no acabo de escarmentar es de no improvisar cuando tengo una comida especial. Se desde hace años que las recetas hay que probarlas primero en casa, y si salen como nosotros queremos, al recetario casero y a repetir para el evento. Pero sigo cayendo en lo mismo y acabo improvisando, a veces sale perfecto a la primera y otras veces no tanto. Tendré que bordar un cuadro a punto de cruz para la cocina, donde ponga: "Ensayo y error para los de casa mejor"....jajajajaja. Aún así sigue siendo un deleite cocinar y sacarlo a la mesa y disfrutarlo.

21 diciembre 2006


El lunes llegó la cesta. Llevaba en la ciudad desde el jueves, pero supongo que los repartidores en estas fechas estarán saturados. Siempre hace ilusión abrir y ver lo que trae este año. Padres y suegros ya llevan días preguntando: Os ha llegado la cesta? Que tal es este año? Casi diría que les hace más ilusión a ellos que a nosotros, jajajajaja. Hemos sacado con preocupación las botellas, tenemos que confesar que no nos gusta el vino y tampoco el cava o champagne (sidra achampanada sin dudar, que le vamos a hacer, la tierra tira). Así que se nos van acumulando las botellas, que alguna vez robo para cocinar. Vamos repartiendo algunas entre una casa y otra, otras las dejamos para cuando viene gente a comer o cena. También han entrado unas cajas de pralinés, señor las cajas enormes, el contenido tan pequeño entre tanto envoltorio que dá la risa. Mientras sacamos, voy organizando un par de cosas para llevar a casa de tus padres, otro par de cosas para llevar a casa de los míos. Algunas galletas especiales para desayunar este domingo...voy a meter los pralinés en el precioso bote de galletas que está en el esquinero de la cocina...maridín protesta, si lo metes ahí yo luego no me acuerdo....ah...pues haz ejercicios de memoria. Al final el lunes mismo estrenamos una cajita de trufas, estaban buenas...pero me gustan más las que yo hago....jajajaja. Ayer para cenar decidimos atacar la barra de chorizo y salchichón ibérico que entraron, junto con el paté de jabugo, se quedó sin empezar la sobrasada, que me sigue causando un pelín de desinterés, pero soy consciente que es falta de costumbre. Así que me dispuse a preparar con tiempo la masa de las pulguitas, eché todos los ingredientes en la cheff-o-matic (o panificadora que se tenga). Pulsé el programa de masa y ahí la dejé dando vueltas. No podrá decir nadie que con un poco de previsión hoy en día no es fácil hacer pan. A la hora de cenar, preparé bandejas de horno con láminas de silicona, y fuí cogiendo porciones de masa y boleando. Es una masa muy tierna, así que no me han quedado bollitos perfectos, pero que ricos estaban. Que deleite es cortar los panecillos recien hechos, con la masa tierna y húmeda todavía por el vapor, yo creo que aunque comiera poco (que no es el caso) engordaría solo con la satisfación que me produce....
PULGUITAS SALADAS
500 gr. de harina, 100 gr. de aceite de oliva, 250 gr. de leche, 40 gr. de azúcar, 1 cucharada colmada de sal, 1 huevo, 20 gr de levadura fresca
1 huevo batido con un poco de leche para bañar los panecillos, semillas de sésamo para espolvorear.
En la panificadora, echamos los líquidos junto con el azúcar, la sal y el huevo, espolvoreamos la harina por encima hasta cubrir y desmenuzamos por arriba la levadura fresca. Programa masas. Cuando termine, amasamos ligeramente para sacar el aire. Vamos separando porciones pequeñas y dando forma de bolas. Ponemos en bandejas de horno, cubiertas con silicona o papel de horno, bañamos con el huevo y la leche con ayuda de una brocha. Horneamos a 200º en horno precalentado, durante unos 12 ó 13 mts. esto depende del tamaño de las pulguitas, las mías estaban hechas en ese tiempo. Si queremos la corteza bien tierna, meter un cuenco con agua en una esquina del horno para que forme vapor, y tapar con un paño cuando salgan.

18 diciembre 2006



Se acerca el aniversario de mis padres. Ya es el sábado que viene. Esta semana toca repasar recetas, comprar ingredientes e ir adelantando el trabajo que se pueda. El sábado por la mañana a primera hora estaré en casa de mi madre, pondremos su música favorita en el radio-casette, y nos pondremos a preparar, cortar, hornear, aliñar, y todo lo que sea necesario para que la comida salga perfecta. A mi me toca como siempre, los panes para acompañar las tablas de patés, quesos y embutidos (este año volverán a caer los panecillos de higos para los quesos y los de nueces para los patés)y los postres, que después de mucho meditar y descartar, me he decidido por una Tarta de frambuesa y limón y tartaletas de mandarina. Para los panecillos de nueces voy a hacer esta masa, cuando la probamos nos encantó su sabor y textura, hasta de la corteza, que es lo que menos nos gusta. La receta es de un pan de aceite al que añadí nueces y fué todo un acierto. La original la saqué de aquí http://breadmachine.blogalia.com/historias/22928 (por cierto, un blog estupendo).

PAN DE NUECES
1 taza de agua, 1 y 1/2 cucharadas de café de azucar, 1 y 1/2 cucharadas de café de sal, 1/2 taza de aceite de oliva 3 tazas de harina (400 g) + 2 cucharadas extra, 2 cucharaditas de café de
levadura. De nueces pongo como una taza de las de té hasta arriba (las medianitas)
Hice la masa con la chef (o panificadora) y a pesar de que las nueces esta vez las piqué a cuchillo, al amasar desde el principio la masa con las nueces, el pan sale al final de un color tirando precisamente a nuez buenísimo, y el sabor nos resultó exquisito, incluído el de la corteza que siempre es lo que menos nos gusta comer.... Es un pan de aceite que saqué de un blog sobre máquinas de pan, y al que le añadí las nueces y realmente fue todo un acierto...

09 diciembre 2006







Nos encanta el bacalao, pero fresco. Aprovecho siempre que está de oferta, y compro un par de buenos filetes, envuelvo y al congelador. Unas veces sale en forma de riquísimas albóndigas, que tengo que hacer y poner porque son todo un lujo, pero esta vez maridín tenía apetencia del trozo de bacalao entero, así que me dije, vamos a ver que tenemos en la nevera y a ver que nos sale. El caso es que el "Bacalao a la manera de Elbe" nos ha entusiasmado. Esta vez sólo he usado mis maquinitas para picar muy fino las verduras, no soy capaz de hacerlo con el cuchillo, iría a una clase sólo para que me enseñaran a cortar así de rápido, pequeño y seguro como ves a los cocineros en la tele. El caso es que ha sido cocina tradicional. Tengo que reconocer que invertí tiempo pero a mí el tiempo cocinando se me pasa volando y el resultado mereció la pena. Como todo guiso, incluso de pescado, estaba más bueno al día siguiente. De mi madre (que tuvo pescadería unos cuantos años), aprendí que el pescado exige el tiempo preciso para que quede jugoso y no pasado, seco y astillado, y que es mejor quedarse corta y darle luego otro hervor. Fué justo lo que hice, lo freí a fuego fuerte sólo para dorarlo, y luego el hervor en la salsa fué breve. Así al día siguiente lo recalientas y el segundo hervor es el tiempo justo para que quede en su punto perfecto y la salsa ya se ha trabado y se han mezclado sabores y jugos y el resultado es exquisito. Las patatas es lo único que resiste mal el paso del tiempo, pero al estar dentro de la salsa no desmerecen del resto del plato. Con esto no digo que no se pueda comer recién hecho, nosotros lo hicimos, pero degustamos el resto al día siguiente y estaba más bueno todavía. No me da tiempo a poner la receta, hoy toca vermouth familiar, pero prometo ponerla a la mayor brevedad, mientras tanto dejo las fotos para que vayáis abriendo boca, pena que no se pueda oler y degustar....

BACALAO A LA MANERA DE ELBE

2 filetes de bacalao fresco, 2 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 1 pimiento rojo grande, 1 tomate grande, 1 patata mediana, vino blanco, sal y pimienta.

Echamos un fondo de aceite en una olla baja o tartera y sofreímos los dientes de ajo picados, antes de que se doren añadimos la cebolla picada muy menuda, salamos y sofreímos a fuego medio-bajo y con la tapa puesta, abrimos de vez en cuando y revolvemos con una cuchara. A los 15 mts. añadimos el pimiento picado muy pequeño y sofreímos también unos 5 mts. más, añadimos el tomate pelado y picado en trozos pequeños y ahora dejamos que se haga el sofrito con la tapa puesta y el fuego medio-bajo, mientras vamos preparando el resto de la receta (dándole un menéo de vez en cuando con la cuchara de palo). Pelamos la patata y la cortamos a la mitad, cada mitad en rodajas finas y las freímos por tandas para que no se amontonen. En cuanto cojan color las sacamos a un plato con papel de cocina para que absorva el aceite que puedan recudir. Cortamos los filetes de bacalao en trozos, salpimentamos y rebozamos primero en harina y luego en huevo y freímos en la misma sartén donde hemos frito las patatas previamente. A fuego fuerte, sólo que coja color el rebozado. Según vamos friéndo vamos añadiendo a la tartera en la que tenemos el sofrito, y en la que habremos bajado el fuego al mínimo. Una vez que está todo el bacalao en la tartera, subimos el fuego y cuando coja fuerza de nuevo añadimos un buen chorro de buen vino blanco, damos un menéo a la tartera para que se mezclen las verduras con el vino y dejamos evaporar el alcohol un par de minutos, añadimos las patatas fritas reservadas, bajamos a fuego medio y dejamos cocer otro par de minutos con la tartera tapada, retiramos del fuego, dejamos reposar y volvemos a calentar para servir.

01 diciembre 2006


Tocaba hacer bizcocho para desayunar. La última vez había hecho del de naranja, un poco versioneado, como no tenía yogur, le añadí leche, y tenía rodando por ahí unas onzas de chocolate que me habían sobrado de otro postre, así que echas chispitas en el thermomix fueron para la masa, ese bizcocho sale bien, le eches lo que le eches. Esta vez quería hacer otro bizcocho, pensé en hacer el de "Souffle" administradora de www.mesacamilla.com y gran cocinera, (además de una viciosa confesada de los libros de cocina, en su casa se cuentan por miles...y uno de los momentos de más risa que yo he pasado es leyéndo como se le desmoronaron un día las estanterías). El caso es que el bizcocho de desayuno de mi querida Souffle lleva nata, y no tenía ni un gramo...craso error, y realmente extraño para mí. Lo que si tenía es dos cajas de esa magnífica manteca de vaca que compro en el Ali, y que es de Cangas de Onís, así que dije, tengo que hacer uno que lleve bastante mantequilla. Esta vez decidí bucear entre la abundante bibliografía gastronómica que me ocupa espacio vital en casa, y encontré el maravillos libro de recetas monacales que compré hace unos meses. Enseguida encontré lo que buscaba, la receta original se llama "Bizcochadas". Ellas lo hacen en un molde rectángular y altito y luego lo cortan en porciones cuadradas. Sólo con ver la foto y ver los ingredientes se percata uno de que es uno de esos bizcochos consistentes y jugosos, por tanta materia grasa. Ellas usan aceite de oliva, pero yo tenía que gastar mantequilla, ese fué el único cambio que hice, bueno no, añadí la ralladura de una naranja en vez de limón, pero la verdad, no se nota entre tanto sabor a buen bizcocho de manteca. Dividí la cantidad de los ingredientes a la mitad y me puse a ello, con mi querida thermomix por supuesto. En el moldecito ya iba bien justita la masa, de echo al subir en el horno, el pitorrín del medio que forma el agujero de la rosca, desapareció entre tanto bizcocho crecido y ahí quedo en las profundidades. El sabor del bizcocho es glorioso, es denso, pero supongo que aligerandolo un poco de harina, o realmente usando un molde grande rectangular, donde la masa pueda crecer con libertad quedaría más esponjoso. Nosotros hemos decidido adoptarlo, será nuestro bizcocho de desayuno, aunque alternemos con el de Souffle, por supuesto. Paso a dar la receta, y tomad buena nota, merece la pena.
Bizcochadas
6 huevos; 325 gr. de azúcar; ralladura de un limón; 250 gr. de mantequilla; 250 ml. de leche; 1 sobre de levadura; 400 gr. de harina (La receta original dobla las cantidades, excepto la levadura que manda 1 sobre y medio).
Batimos bien los huevos con la ralladura de limón. Añadimos el azúcar y batimos hasta que blanquéen y aumenten de volumen. Añadimos la mantequilla reblandecida y la leche y batimos. Mezclamos la levadura con la harina y mezclamos hasta que no quede ningún grumo, pero sin batir. Esto es muy importante para cualquier bizcocho. La harina se mezcla pero ya no se bate. Horneamos unos 40-45 mts. en horno precalentado a unos 160-170º. Dejamos reposar unos minutos en el molde, desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.