31 enero 2007


Aprovechando los restos.
No solemos ser de los de barra diaria de pan. No resulta imprescindible en nuestra mesa y menos cuando estamos a dieta. Y no porque no nos guste...yo a veces me quedaría con la barra de pan y la salsa del guiso, no necesitaría más...jajaja. Pero ahora solo lo puedo comer con cierto tipo de comida, así que cuando me apetece, ingredientes a la Cheffo y pan recién hecho. El caso es que fiel a mis principios de, cuando tengo que dar de comer toda comida es poca, hace poco compré nada menos que 4 barras grandes. Eramos 5 a comer, dos nos estábamos cuidando y no ibamos a comer pan al mediodía, pero yo pensaba: 3 hombrones, entre lo que comeran al mediodía, que se harán bocadillos por la tarde, y que quede para todos para la cena...Al final me vi con dos barras enteras, y como no es cuestión de tirar, y no todo va a ser pan rallado, decidí invertir en algo dulce, el "Pudding de Pan". Es muy sencillo y muy rico. Lo serví con una buena mermelada roja que le da un punto de sabor y color estupendo, porque aunque el postre lleva leche condensada, al mezclarse con el pan, le roba dulzor, que le aporta luego la rica mermelada de fresa. Probadlo cuando os sobre pan y no os apetezca manchar la cocina con unas torrijas.

Pudding de Pan
200 gr. de pan, 1 bote grande de leche condensada, la medida del bote de leche fresca, 3 huevos grandes o 4 pequeños, un poco de canela molida al gusto.
Troceamos el pan pellizcándolo con los dedos en trozos, lo echamos en un bol (yo en este caso en el vaso de la thermomix) y lo bañamos con las dos leches, dejamos reposar unos 15 minutos que se empape bien el pan. Añadimos los huevos y si somos muy "llambiones" 2 cucharadas de azúcar. Batimos bien hasta que quede una textura de puré fino, vertemos en un molde y horneamos unos 40 mts. a 180º. Comprobar la textura, porque la parte de arriba queda más aflanada. Si metéis un palito y sale húmedo, dejarlo 5 mts. más. Servir bien frío y reposado con la mermelada fluída por encima.

21 enero 2007




Valeria, la preciosa niña de mi amiga Tayma, cumple este mes un añito. Parece mentira, todavía recuerdo con viveza como estuvimos viendo juntas el vídeo de National Geographic, "En el vientre materno". Que impresión, Tayma con aquella maravillosa barriga redonda, explicándonos como era ya su pequeñina dentro de ella, y ese magnífico documental que nos hizo comprender el milagroso viaje que va de la concepción al nacimiento. Que bien lo pasamos aquella tarde, mirando toda su canastilla, abriendo cajas, sacando cositas que más tarde Valeria usaría. Escuchando la enorme ilusión de unos papás que estaban viviendo con toda la emoción del mundo el acontecimiento que más iba a marcar sus vidas. La noche de reyes del año pasado nos volvimos a escapar para allí, cenábamos todos juntos, Valeria también estaba, bien resguardada dentro de su mamá, pero haciendo ya en el ambiente acto de presencia, tan sólo le faltaban 26 días para ver el mundo con sus propios ojitos. Para que la pobre Tayma no se diera el gran tute, Teresa hizo el primer plato, Tayma el segundo y yo llevé el postre. Escogí la Sacher, porque a todos nos gustan los postres de chocolate, era sencilla de hacer y de llevar. Decidí adornarla para Valeria, era una tarta para ella, aunque de momento sólo la pudiera catar a través de su mamá. Dos flores echas de gominolas encima de la cobertura de chocolate, las niñas que todavía habitan en nosotras se entusiasmaron al verla...
De la Tarta Sacher hay multitud de versiones, yo he probado la original, me la trajo mi hermana de su viaje de novios. No me gustó, me resultó seca y poco dulce para mí. Esta versión es de la Thermomix, no estaba mala, el almíbar que bañaba el bizcocho de chocolate la hacía jugosa, el sabor de la mermelada de melocotón casera era muy rico, y la cobertura de chocolate le daba ese punto especial. Para mi gusto le falta chocolate al bizcocho. He probado versiones mucho más interesantes después, pero pongo la que hice ese día.
TARTA SACHER (Vorwerk)
Ingredientes:
Para el bizcocho: - 50 g. de caco puro - 130 g. de harina. - 1 cucharadita de azúcar vainillado. - 2 cucharaditas de levadura Royal. - Un pellizco de sal - 160 g. de azúcar. - 120 g. de mantequilla. - 4 huevos.
Para el relleno: - Mermelada de naranja, fresa, frambuesa o albaricoque (Yo usé de melocotón casera)
Para el almíbar: - 100 gramos de azúcar. - 1 Vaso de vino de agua. - Ron
Para la cobertura: - 200 gramos de chocolate fondant. - 200 ml. de nata líquida. - 75 gramos de mantequilla.
Instrucciones:
Precalentar el horno a 180º Poner en el vaso bien seco, la harina, el cacao, la levadura, el azúcar vainillado y la sal. Pulverizar durante 20 segundos en velocidad máxima. Verter en un cuenco y reservar. Poner la mariposa en las cuchillas y agregar los huevos y el azúcar. Programar 5 minutos, 40º, velocidad 3, cuando termine el tiempo, repetir la operación pero sin temperatura. Mientras tanto, engrasar y enharinar un molde alto de 24 cm. de diámetro. Cuando termine el tiempo de la TH, añadir la mantequilla y la mezcla de harina y cacao que tenemos preparada y mezclar todo 4 segundos en velocidad 1. Terminar de mezclarlo todo con la espátula, quitándo la mariposa y con movimientos envolventes y suaves. Verter la mezcla en el molde que tenemos preparado e introducirlo en el horno previamente precalentado a 180º durante 25 minutos aproximadamente, pinchar en el centro para comprobar que está cocido, la aguja tiene que salir limpia. Desmoldar sobre una rejilla y dejarlo enfriar. Una vez frío, cortarlo por la mitad horizontalmente, y si se desea, hacerlo en tres partes. Bañarlo con el almíbar que se explica a continuación con la ayuda de una cuchara. Rellenar con la mermelada de albaricoque. Colocar la rejilla sobre un plato o una fuente. Cubrir con la cobertura de chocolate que de describe más adelante y dejar enfriar en el frigorífico durante unas horas. El plato se coloca debajo para que caiga el chocolate de la cobertura.
PREPARACIÓN DEL ALMÍBAR: Poner en el vaso el agua y el azúcar, programar 10 minutos, 100º, velocidad 1, una vez haya terminado, añadir el licor y mezclar. La mermelada del relleno es conveniente pasarla por la thermomix unos segundos en velocidad 5-7-9-progresivo para que quede muy fina.
PREPARACIÓN DE LA COBERTURA: Poner la nata en el vaso y programar 5 minutos 100º velocidad 1, cuando comience a hervir, sin parar la máquina pero sin temperatura, echar el chocolate en trocitos por el bocal para que se vaya derritiendo, una vez derretido, agregar la mantequilla y con cuidado vaya aumentando la velocidad para que quede todo bien mezclado, esta preparación la tiene que poner sobre el bizcocho cuando aún esté caliente, ya que es la forma de que quede toda la superficie lisa.

11 enero 2007

Si me tuviera que definir en un único método de cocina, aunque los empléo todos, diría que es: guisar. Haciendo una cocina variada es fácil usar distintos tipos de cocinar, al vapor, hornear, freír, guisar, estofar, a la plancha...Pero siempre hay uno que distingue más nuestras cocina, y en mi caso es el guiso. Me gustan las cosas con salsa, siempre me ha pasado. De echo la salsa es uno de los ingredientes favoritos de mi plato, y mojarla con un buen pan me parece un auténtico placer, aunque por temas dietéticos sea un placer contenido. Así suelo hacer el pollo guisado, la carne guisada, los pescados en salsa, etc....Desde que tengo la cheff-o-matic, hace casi tres años, hornéo mucho más. Es mucho más fácil que las cosas te salgan jugosas, porque al estar cerrado conserva mucho mejor la humedad. Desde luego sale mucho más barato que poner el horno y limpiarla es mucho más fácil. Teniendo en cuenta que además me amasa y hornea los panes, tengo que decir que ha sido una estupenda compra. Anteayer hice en ella unas sardinitas con un fondo pequeño de aceite, ajo picadito y una vez que estaban casi asaditas un chorretón de un buen vino blanco semi. Estaban buenísimas. Ayer saqué lechazo que tenía congelado, a la cubeta y verdaderamente buenísimo también. La pega, es lenta. Pero si estás en casa o si eres un poco previsor, puesto que se puede programar, esto tampoco será un problema. Para ser ortodoxos y siguiendo indicación de mi madre, que es castellana y una maravillosa asadora, para bien ser hay que untar un poco de manteca de cerdo, pero yo le tengo mucho cariño al aceite de oliva....
Lechazo asado
Lechazo en trozos grandes, ajos, perejil, laurel, pimienta, sal, vinagre, vino blanco, pimentón
Majamos 3 ó 4 dientes de ajo gorditos y perejil en el mortero, teniendo la precaución de echarle unos granitos de sal gorda para que no nos salten fuera. Con parte de esta pasta untamos los trozos de lechazo, salpimentamos, añadimos un par de hojas de laurel y dejamos así adobado hasta que vayamos a hornearlo. En lo que queda en el mortero, echamos un poquito de pimentón agridulce, un buen chorro de vinagre y el resto de vino blanco hasta llenar el mortero (el mio es mediano-pequeño). A la hora de hornear, echarmos un hilo de aceite por encima de las piezas de lechazo y horneamos a 180º en el horno tradicional. A medida que se va haciendo vamos regando un poco por encima con la mezcla del mortero, pero una vez que ya va cogiendo color. El tiempo irá en función de la cantidad de carne que pongamos, pero cuando veamos un bonito color dorado, ir comprobando lo tierna que está la carne, para que no se nos seque. En la cheffo, lo acomodé todo en la cubeta, como bien pude, añadí un poco del mejunje y la puse a funcionar en el programa 91, y programadas 2 horas de tiempo. Cada media hora le añadí a cucharadas el líquido del mortero con el ajo machacado. Lo acompañé de piquillos al ajillo y una buena ensalada.

03 enero 2007




(Contribución al HEMC 7)
Este es uno de los platos estrellas que forman parte de mi cocina. Cuando trabajé en la Inspección Médica, habia un departamento de "Asuntos Sociales",un buen día propusieron organizar un cursillo de cocina impartido por Mª Luisa García, presidenta del "Club de Guisanderas de Asturias". La propuesta tuvo un éxito arrollador. Verla allí en directo haciendo platos tradicionales pero exquisitos, como estos pimientos, la merluza mariscada, el cordero con patatines, los escalopines al cabrales...fue todo un deleite. Cada día se sorteaban los platos que se hacían y a quien le tocaba se los llevaba para casa, recuerdo que me tocó la merluza mariscada, y como disfrutamos probándola en casa. Lo bueno de ver hacer la receta en directo, es que anotas trucos que de otra manera se dan por sentados, como el de hacer una especie de embudo con la mano izquierda para sujetar el pimiento para rellenar, o como iba rodando el pimiento sobre la harina para rebozar, rotándolo con la mano izda, y ayudándose con los dedos de la derecha un poco introducidos en el pimiento para que no se salga el relleno mientras los rebozas. O que para bañarlos en huevo después de pasarlos por la harina, mejor en un tazón y recogiendo el pimiento con una cuchara que inclinamos para que recuda el huevo contra el tazón. En fín, que sólo por esta receta ya merecía la pena el cursillo, pero por suerte cayeron unas cuantas más.

PIMIENTOS RELLENOS DE MARISCO
2 LATAS DE PIMIENTOS DE LODOSA (24 PIM); 1/4 ABUNDANTE DE PIXIN (RAPE); 12 GAMBONES; 3 PALITOS DE MARISCO; TOMATE TRITURADO; 2 DIENTES DE AJO; 2 HUEVOS; HARINA; MANTEQUILLA; SAL Y PIMIENTA
Lo primero de todo abrir las latas de pimiento y reservar el caldo que traen. Pelamos los gambones y con las cáscaras, las cabezas y las espinas y cabeza del pixín hacemos un caldo. Picamos con la picadora ajo y perejil y lo freímos a fuego medio en un poco de aceite. Añadimos los gambones y el pixín previamente troceado pequeño. Lo salteamos a fuego vivo. Añadimos 2 cuch. de tomate triturado y sal. Dejamos reducir y echamos los palitos de cangrejo picados. Revolvemos unas cuantas veces y retiramos del fuego. Cogemos el pimiento y nos lo colocamos en la mano en forma de embudo, rellenamos y envolvemos en harina y huevo (el huevo en un tazón grande, y no escurrir mucho al recoger con la cuchara). Lo freímos a fuego medio y sacamos con 2 tenedores a una tartera. Le echamos la salsa por encima.
SALSA: Fundimos una cucharada de mantequilla en una sartén, añadimos una cucharada de harina y rehogamos tostándola. Añadimos 2 tazas del fumet de pescado que hemos preparado. Echamos el jugo de los pimientos. Salpimentamos, dejamos cocer un pocoy lo echamos por encima de los pimientos dando un hervor todo junto, añadimos un poco de perejil picado y servimos muy calientes.

02 enero 2007

hemc 7 - pimientos Ya está aquí el 7º evento culinario "Hecho en mi cocina". La idea es divertida y participativa. Laollasuiza propone a algún compañero gastronómico de la blogosfera que escoja un tema sobre el que giraran todas las recetas. Lo anuncian en sus respectivos blogs, y "se abre la veda". Todo el que quiera está invitado a participar. Mientras el plato lleve en su elaboración el ingrediente escogido, da igual que sea entrante, pato principal o postre. Sólo hay que dejar volar la imaginación o buscar entre los recuerdos, preparar la receta, sacar foto (opcional pero altamente recomendable), y poner un link de la entrada en los comentarios del blog HEMC.
Me ha hecho el honor de comenzar el año escogiendo tema. Es increíble, porque nada más recibir su e-mail automáticamente pensé en los pimientos. Ella objetó: "No estamos en temporada", yo respondí: "Es un básico de la cocina española, los encuentras como la cebolla, el ajo y la patata todo el año en el mercado". Y es cierto, al igual que la cebolla y el ajo, el pimiento se usa para casi todo, en sofritos, como guarnición, como plato principal. Los tenemos frescos y maravillosamente envasados como los magníficos "Piquillos de Lodosa". Maridín los descubrió hace un tiempo, tras años de negarse a probarlos por esos dichosos traumas infantiles que nos hacen rechazar sin tener casi base, un sabor o una textura. Por suerte un día decidió abrir su mente y su boca y ahora le entusiasman. Si tú también piensas que de una manera u otra siempre están presentes en tu cocina anímate a participar. Encontrarás ediciones anteriores y más información en HEMC.