02 abril 2009


Habida cuenta de mi gran pasión gastronómica, no solo a nivel práctico sino también de lectura (esa pasión no se limita a los libros de cocina...ahora mismo estoy con "El eterno marido" de Dostoiesvki), mis hermanas en sus incursiones libreras me tienen encuenta...La tradición viene a resultas de mi gran aficción de pequeña a enfermar de anginas. Cada cierto tiempo recaía y eso implicaba bastantes días postrada en cama y siempre, siempre, implicaba un libro de regalo. Coleccioné libros de los Hollyster, Torres de Marlory, Los Cinco, de Alfagüara Juvenil, muchos de María Gripe, algunos cuentos de hadas....
Cuando en la adolescencia empecé a desarrollar mi gran aficción a la cocina, sólo me podía permitir alguna revista y desde luego a mis "alrededores" no les parecía bien gastarse los dineros y su tiempo en libros de cocina...tooooodos de lectura. En cuanto pude contar con mi propio dinero empecé a hacerme con algún ejemplar, al principio más sencillos y baratos y muchas, muchas revistas...De aquella época y viendo que la fiebre cocineril no se me pasaba, mi hermana Noe que también tiene manos de hada para la cocina y gran afición empezó a tener en cuenta esa temática para sus regalos en forma de libros....y de esa época es el libro que tengo en mis manos y del que procede, al menos en inspiración, la receta que nos ocupa....
Como en casa la pasión por el vecino país se asemeja a la pasión lectora, en cuanto Noemí vió el libro no se lo pensó. Es pequeñito y encantador, sin fotos, con unos dibujos en portada sencillos y hogareños: "Buen apetito! 300 sabrosas recetas fáciles de cocinar. Cocina Francesa". Tengo anotada la fecha del regalo 12 de Junio del 95 y su procedencia...
Este año que hemos adelantado los regalos de aniversario por motivos técnicos, han caído unos 15 libros, la mayoría de bolsillo y en gran medida clásicos, pero 4 de ellos como no podía ser menos y respetando la tradición son de cocina. Tres son de la famosa serie "Culinaria" de Konemann, que comenzó precisamente un aniversario con el tomo de "Italia" y al que ya acompañan "Rusia", "España", "Francia", "Sudeste Asiático", "Hungría", "Caribe", "EEUU", "Europa a la carta" y "Grecia". Una maravillosa colección de viajes gastronómicos, fotos impresionantes, texto interesante y recetas de las mejores especialidades.
Ahora mismo tengo en mis manos un libro enorme, recetario pero con curiosidades, todo entero de mi tierra, "El Gran libro de la Cocina Asturiana" en busca de una receta sencilla y sabrosa para cocinar esa trucha asalmonada que cortada en rodajas gruesas espera en la nevera a convertirse en nuestra cena...
Una vez más los libros, grandes y pequeños, con o sin fotos, de temática culinaria o de mil temáticas distintas siguen siendo de los regalos más placenteros para mi alma..
.
.
Repollo francés asado
.
1 Kg. de repollo francés, 50 gr. de mantequilla, 50 r. de tocino, especias en grano, algo de caldo y queso rallado.
.
Se derriten la mantequilla y el tocino, cortado en trocitos, en una cacerola, poniéndoles encima el repollo cortado en tiritas. Se rehoga bien. Después, se añade un poco de caldo, especias y sal. Bien tapado, se termina de guisar. Después se coloca en uan fuente de barro, se vierte un poco de mantequilla derretida y queso rallado por encima y se mete en el horno hasta que quede dorado por arriba.
.
Yo corto el repollo a veces en tiritas y otras veces en la thermomix. Alguna vez he usado mantequilla y queda exquisito pero suelo usar aceite. Cuando no tengo tocino entrevetado que lo uso para las legumbres, lo sustituyo por bacon ahumado y añado tiritas algusto. De especias uso pimienta molida gruesa, una pizca de comino y una pizca de estragón que tiene un gusto anisado que me encanta con este plato. Si no tengo caldo uso vino blanco y algunas veces he usado incluso sidra que siempre tengo para cocinar. Yo lo hago en la sartén de la feria, lo dejo guisar poco para que quede un pelín al dente y aunque esa sartén quitándole el mango puede ir al horno, simplemente espolvoréo con mezcla de 4 quesos, o emmental rallado, tapo y dejo que se funda.
Se sirve muy caliente con baguette...hummmm....delicioso!

7 comentarios:

Zerogluten dijo...

Pues yo que también he sido gran enferma de amigdalitis, con la llegada de mis hijos perdí mi afición a leer, o más bien, no encuentro tiempo para ella y terminé operandome el año pasado por estas fechas de la garganta por prescipción médica.
Sobre la cocina, yo también tengo pasión por los libros culinarios y la cocina francesa me pierde. Bueno, todo lo francés me gusta, o casi todo, jaja.
Tu receta fabulosa, seguro que esta deliciosisima.
Besitos sin gluten

MaryLou dijo...

Qué bueno!!!!

Yo también tengo entre mis aficiones los libros y revistas de cocina. La cocina francesa no es la que más me gusta. Prefiero nuestra cocina, la de las diferentes comunidades de España, las cosas tan ricas que en cualquiera de nuestros rincones se hacen con lo más sencillo...

El pie lo tengo enyesado y casi siempre encima de un cojín!! ja,ja,ja... el miércoles seguro que me quitaran el yeso y ya veremos como se desenvuelve la historia a partir de aquí.

Besicos, guapa

Ana dijo...

Me quedo con nuestra cocina, es variada, sana, nutritiva y rica rica. Una de las cosas que adoro del viajar es ir probando la cocian de cada sitio. Antes que la francesa me inclino por nuestros vecinos portugueses. me encantan sus dulces tradiconales y la infinidad de formas de preparar el bacalao.
Por cierto Elbe no me apunto la receta, tal vez sea una de las una de las pocas verduras que no adoro

MARISA dijo...

Hola,te extraño en ENTREBRUMAS..con tus historias tan lindas,pero veo que sos una cocinera dedicada.Yo cocino lo que puedo,sano pero sin belines.Bueno,era solo eso,decirte que extrañaba tus comentarios y tus posts tan lindos.Un fuerte abrazo,desde Buenos Aires.

Maria Jose dijo...

Caramba Elberth!! que impresion tu entrada, ha sido empezar a leerte y verme tan tan identificada que la verdad, me he sorprendido un monton...tengo que confesar que me ido directa a ver si en tu perfil ponias tu edad jajajaa porque si no tenemos la misma nos llevamos poquisimo!!...a mi tambien me regalaban libros cuando tenia que guardar cama (porque ahora los niños estan constipados y los medicos dicen vida normal, vida normal...pero antes nos pasabamos dias y dias sin poder salir) y a mi me encantaba...asi me pasé yo todos los libros de julio verne y emilio salgar y despues llegaron los de cocina (conozco los que mencionas...) influenciada sobre todo por mi madre...joooo que rollo te estoy metiendo pero es que es hablar de libros y lecturas y me dejo llevar...a lo que iba...que tu receta me parece que tiene que estar riquisima y pasa a mi super lista de pendientes...un besazo!!!

Anónimo dijo...

¿y cómo alguien tan "lectora" puede meter cinco faltas de ortografía en cuatro líneas?

"Ávida cuenta" por habida cuenta, "encuenta", "aficción"...

eso sí, la receta, buenísima...

;)

Elbereth dijo...

Cierto...jajaja, lo siento! no suelo cometer faltas, de verdad! Unicamente el tema de las tildes, pero ya ves... De todas maneras conozco a grandes lectores que cometen muchísimas faltas de ortografía. Quizá por que se fijan más en el contenido que en el "continente". Ahora mismo voy a solucionarlo.