18 mayo 2006





He estrenado uno de mis regalos de aniversario, el famoso y ponderado rallador "microplane". Sinceramente, todas las ovaciones son pocas...es una maravilla ver como salían las virutas de la piel del limón, volátiles, sueltas, abundantes...No volveré a usar otro tipo de rallador en mi vida. Yo creo que este va a ser de los que me acompañe a mis viajes, como la thermomix...

Lo estrené con un Pastel de limón y queso crema, puse la masa en el único molde de silicona que tengo de 20 cm, y la que sobró en unos moldecitos, también de silicona, de madalenas francesas. Es un gusto no tener que enharina y enmantequillar moldes....El pastel resultó jugoso y muy aromatizado por el limón. Pueden servirse....

3 comentarios:

luysy dijo...

jajaja...no veas el provecho del microplane..yo no lo tengo pero se me está antojando....

parce que me llega hasta aqui el olorcillo de tus pasteles...miammiam

Elbereth dijo...

Petit, es una maravilla el microplane. El otro día lo usé para rallar una zanahoria que luego guisé junto con el pollo...se deshizo en virutas que luego se deshicieron en la salsa...
No tiene nada que ver con el resto de ralladores, si puedes concédete el antojo...y ya nos pondrás el resultado...

arturo dijo...

Ricos los pasteles como para dar como Regalos de Aniversario buen trabajo sigan asi