13 julio 2006

Hoy he llegado realmente cansada a casa. Hacía tiempo que no hacía una barbaridad semejante...quedarme leyendo un libro hasta las 6 de la mañana...apenas he dormido 3 horas y a trabajar...
Desde que estoy casada mi ritmo de lectura ha disminuido mucho. No es que haya dejado de leér, va por temporadas. Cuando vivía en casa de mis padres no había temporadas...la lectura era tan sagrada como la comida de cada día..
El caso es que he vuelto a tener entre mis manos una serie de "novelonas" ambientadas en el siglo XVII. He comprobado con placer y pesar que me han vuelto ha enganchar igual que cuando tenía 15 años...algunas cosas no las he percibido con la misma intensidad y otras han cobrado otro sentido. El caso es que no veo la hora de volver a tener el libro en mis manos y devorarlo, (acabo de empezar el 3º y no son pequeños precisamente). En fin, la mañana en la oficina ha sido tranquila y mi trabajo es lo suficientemente rutinario y sencillo para que no se vea afectado por esta orgía literaria. Pero en cuanto he entrado por la puerta a la hora de comer he acusado la falta de energía. No me atraía nada la idea de meterme entre cazuelas, o potas como decimos en mi tierra. Recordé entonces que había comprado avíos para hacer unas lentejas...el sol estaba asomando timidamente...decididamente no hace día de lentejas. Así que troceé el chorizo y la costilla adobada, pimientos del piquillo en tiras finitas, 1 diente de ajo, mi inseparable "Paellero Carmencita" y arroz especial para paellas "La Fallera". En un fondo ligero de aceite, salteé las carnes, luego el ajo, añadí el pimiento en tiras y dejé pochar unos instantes. Revolví encima de toda esa farándula el arroz. Cuando el arroz ya había tornado su exterior en una especie de costra transparente, añadí jugo del tarro de pimientos del piquillo, el paellero carmencita, salpimenté y 2 y 1/3 del volumen del arroz en agua (siempre uso un cuenco de los que me venían con la vajilla). Bajé el fuego, y dejé cocer...Nunca controlo de una manera exacta el tiempo, lo hago a ojo. Si veo que han quedado los de arriba un poco firmes, se que terminarán de hacerse con el reposo. Arroz con avíos para las lentejas...aquí mi mitad opina que está buenísimo y su boca no lo dice pero yo se que el cambio del menú previsto, le agrada.

9 comentarios:

topita_voladora dijo...

Me encanta el arroz! tiene una pinta estupenda!!!

Besos!

Carmen dijo...

Vaya colorcito que tiene ese arroz.. Eso de improvisar me gusta!!

Y hoy no te acuestes tan tarde...!!!

Suso Lista dijo...

Llegué aquí, via Marisa, y veo que a las dos os encantan los fogones y el buen mantel. Os invito a la XIV Festa do Percebe do Roncudo, el sábado 15. O sea ¡ya!. El Rey del marisco y en este caso, el mejor del mundo. Para mas información en www.corme.net y para buenas fotos de percebeiro trabajando visita mi blog.

Elbereth dijo...

Hummmm...Suso, me marchaba con los ojos cerrados, soy de buen comer, pero pocas cosas hay que me entusiasmen tanto como el buen marisco. Me encantará ver tus fotos de percebeiro.

Suso Lista dijo...

Pero debes de saber que los percebes, se cocinan sin laurel, y, despues de sumergirlos en agua de mar(preferentemente) hirviendo, hai que sacarlos UN MINUTO después de que vuelva a romper el hervor. Mas bicos

Lego y Pulgón dijo...

Elbereth, qué ganas de meterle tenedor a ese arroz...

Lunaria dijo...

Pues por casualidades de la vida, hoy he comido lentejas, pero tomo nota de la receta para hacerla otro día.
Gracias por visitarme. Me alegra que te gustase el cuadro. Tengo muchos hechos que iré poniendo poco a poco junto con alguna que otra recetilla de cocina.
En cuanto al tema de la lectura, es una de mis pasiones. Ahora he empezado El señor de las moscas. Aunque hasta ahora no me ha "enganchado".
Recuerdo que el último con el que disfruté a horrores fue con La sombra del viento. Desde entonces, no ha caido en mis manos un libro que lo disfrutara tanto.

Lunaria dijo...

POr cierto, se te ocurre algun entrante frío para poder llevar a una cena que tengo en casa de unos amigos?

Elbereth dijo...

Hummmmmmmm..se me ocurren muchas cosas. Uno de los últimos éxitos que tuvimos en mi casa fueron los bombones de jamón y salmón, son una monada y exquisitos...te los pongo en una entrada...
Por cierto, disfruté como una loca con La sombra del viento, me lo leí también en una noche sin dormir, y encima con anginas...